El dirigente social Juan Grabois, a pesar de mostrar su apoyo, continua con las duras críticas al gobierno del Frente de Todos, representado por el presidente Alberto Fernández.

“Tengo críticas todos los días a decisiones que se toman, a posturas de ministros y trato de hacerlo de forma constructiva”, explicó Grabois y puso paños fríos a sus declaraciones reafirmando que sus intervenciones son “un apoyo crítico al gobierno”.

Esta vez, el blanco más marcado para las críticas fue la tarjeta alimentaria, que pertenece al programa "Argentina contra el Hambre" creado por el gobierno nacional e impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social.

"No estoy de acuerdo con lo que están haciendo con la tarjetas alimentarias", sentenció y dio su argumento:

“Tomar de boludos a los pobres no me cabe”

“Hay comercios de barrio que no tienen posnet, y esto lleva a concentrar el consumo en el supermercadismo, que es bastante monopólico, y a marcas que tienen espacio de privilegio en las góndolas”, explicó Grabois, planteando esto como “una dificultad adicional” que acarrea la medida.

“Si pudiera elegir el consumo de la gente me encantaría que fuera responsablemente, que sea de la industria nacional, de la agronomía ecológica. Creo que hay que condicionar el consumo con incentivos pero tiene que ser para todos por igual. No puede haber libre mercado para los de arriba y condicionantes paternalistas para los de abajo”, explicó Grabois.

“Hay falta de empatía con el sufrimiento de los que no les alcanza para comprar la comida. Se pretende que el Estado a ese segmento de la sociedad lo obligue a hacer determinadas cosas pero al resto no”, sentenció