El alcalde de Salto, Ricardo Alessandro, conversó con GLP sobre la situación de su distrito en el marco de la pandemia. En torno al cumplimiento del aislamiento, dijo que “hay vecinos que aún no lo entienden pero la mayoría sí”.

Sobre la recepción en la coparticipación, explicó: “Estamos haciendo un flujo de fondos. Nosotros estamos postergando pagos de proveedores y las horas extras. No quiero que me pase lo que me pasó en el 2001 que terminé debiendo nueve meses de horas extras. Los empleados municipales lo deberán entender”.

En esa línea, contó “Nos mandan 12 millones de pesos menos, con una recaudación totalmente caída. Estamos muy preocupados. En el 2001 sufrí mucho. Pero a comparación de este enemigo invisible, esto es más letal y no sé cómo termina. Le veo principio pero no le veo final. No puedo medir la envergadura de todo esto”.

Por último, se refirió al rol del presidente y gobernador en torno a las medidas tomadas para enfrentar esta pandemia. “Me dan ganas de llorar cuando lo escucho al Presidente (Alberto Fernández), la tranquilidad y parsimonia que tiene, me hace sentir orgulloso”, dijo.

“El gobernador Axel Kicillof sufre las consecuencias del gobierno anterior (de María Eugenia Vidal), va de un lado al otro, la va llevando, me siento orgulloso”, acotó. “Les digo que no aflojen. Antes no teníamos ni Ministerio de Salud, ahora lo tenemos, sumamos camas, seguimos trabajando”, cerró