El procurador del Tesoro, Carlos Zannini, negó hoy que "haya una persecución política" contra el expresidente Mauricio Macri por la causa de la quiebra del Correo Argentino, al asegurar que "la única intención del Estado nacional es cobrar" lo adeudado al cabo de un concurso de acreedores que "se inició hace más de 20 años y en el cual no hubo una definición".

"Han intentado imponer un relato de las circunstancias en esa carta que no escribió Macri, en la cual se intenta imponer una interpretación de los hechos a partir de un relato en donde el kirchnerismo es malo, el expresidente es bueno y todo esto es una persecución política. No es así, esto es un intento de cobro", remarcó Zannini en declaraciones a la radio AM 530.

En tanto, el jefe de los abogados que representan al Estado se refirió a la competencia y estrategia judicial de la empresa para cambiar de jurisdicción con el propósito de conseguir que en esa causa intervenga el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires.

"No hay una cuestión de competencia, sino que quieren crearla. Es algo que está muy claro en el Código Procesal Civil y Comercial. La causa debe cursarse en la Cámara Nacional en lo Comercial", sentenció el funcionario nacional.

"Están tratando de crear esa situación porque se basan en un antecedente de la Corte sobre las cuestiones de competencias entre distintos tribunales que poseen una misma influencia territorial, en este caso entre Nación y Ciudad. El argumento es que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) porteño puede dirimir en esta causa y eso no es así", apuntó Zannini.

Y en ese sentido, enfatizó; "Lo que sostiene la doctrina y lo que dice la ley es que la autoridad de la Cámara Nacional en lo Civil y Comercial es la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

El procurador señaló que desde la empresa fallida "están tratando de hacer entrar por la ventana al TSJ de la Ciudad, que en varias oportunidades se ha presentado a decirles a los camaritas que revean su actuación".

"Los camaristas han declarado invariablemente que lo que dice el TSJ de la Ciudad no tiene eficacia jurídica, por lo que pretenden no está contenido en el Código Procesal. La estrategia del macrismo es que la Corte diga que es una cuestión de competencia y que corresponde que intervenga la justicia porteña", agregó.

Para Zannini, "no existe ninguna cuestión de competencia" en esta causa, ya que el fuero donde está es el que tramitan las quiebras".

"Las quiebras son del orden nacional en la Ciudad de Buenos Aires porque no ha habido traspaso de los tribunales. Entonces, esta es una maniobra más de las tantas", fustigó.

Respecto de la causa judicial del Correo, explicó que "la decisión de la jueza (comercial Marta Cirulli), de rechazar un acuerdo preventivo realizado el 18 de marzo de 2010, se confirmó por la Sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones el 19 de diciembre de 2019".

"Es decir, estuvieron nueve años tramitando una decisión de una jueza de no homologar un acuerdo. Desde diciembre de 2019, se hizo otro proceso de salvataje que es el que culmina en el fracaso y la declaración de quiebra. Esa es la real situación de la causa", precisó.

Zannini consideró que "lo que ocurre es que hay un equipo de abogados muy fuerte, muy efectivo y muy bien pago que actúa para la familia Macri con una gran capacidad par aprovechar cualquier recoveco procesal o inventarlo para impedir que la causa llegue a la quiebra".

"Hace 20 años que estamos tramitando esta causa, que inicio en septiembre de 2001, cuando se presentó en concurso la sociedad anónima que había constituido Macri para explotar el Correo Argentino. Nos han estado enredando con esas cosas durante todo este tiempo", subrayó. (Télam)