El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, cuestionado por la vicepresidenta Cristina Kirchner durante su discurso en Chaco, evitó hoy sumarse a las críticas emitidas de un lado y del otro de la grieta que atraviesa el Frente de Todos.

"No esperen de mí tirar piedras", señaló el funcionario que, al igual que el entorno que rodea y responde al presidente Alberto Fernández, es constante blanco de críticas y cuestionamientos por partes del kirchnerismo más duro. Además, indicó: "Me da vergüenza lo que pasa porque pienso en la gente que no tiene laburo.

Tratamos de mejorar y que el esfuerzo que hay que poner sea menos en lastimarnos y más en darle respuestas a los argentinos en esta situación. Se habla mucho de debate interno, no sintonizamos lo que pasa alrededor".

"Soy hombre del Frente de Todos, del peronismo", aseguró el ministro en diálogo con A24, tras evitar responder si se siente en mayor o menor medida representado por la vicepresidenta o por el presidente.

Asimismo continuó: "Mientras tanto hay 17 millones de pobres en el país. Como ministro tengo que dar respuestas ante estos argentinos que atraviesan algo así". Por último, Zabaleta mostró calma y afirmó que el oficialismo llegará en unidad a 2023: "El Presidente rechazó separarse y conformar la creación de un espacio político propio porque entiende que así no vamos a resolver los problemas".

El viernes pasado, Cristina Kirchner habló puntualmente de Zabaleta, al tiempo que intentó defenderse de las acusaciones que aseguran que La Cámpora tiene el control de las cajas del Estado.

Para eso, ejemplificó con el trabajo del ministerio de Desarrollo Social, área que maneja alrededor de un millón y medio de planes sociales.

En tanto, a pesar de los constantes cuestionamientos, desde la Casa Rosada aseguran que no habrá ninguna modificación en el Gabinete que respalda al mandatario en sus funciones. SR/KDV NA