El diputado nacional por el Frente de Todos (FdT) Hugo Yasky consideró que las declaraciones del titular de la cadena de supermercados La Anónima, Federico Braun, quien reconoció que su empresa "remarca precios todos los días", constituyen "una afrenta al pueblo argentino" porque "no es gracioso que se vacíen las heladeras de los argentinos".

"Lo dijo con el fondo de risas de otros empresarios. Los psicólogos definen estos momentos como actos fallidos. Después intentaron explicar que era un chiste. En realidad fue una afrenta al pueblo argentino. Consideran gracioso remarcar los precios para vaciarles las heladeras a los argentinos. Me parece bochornoso y muestra lo que hace este sector del empresariado", señaló Yasky en declaraciones a radio Provincia.

Ayer, Braun asistió al foro de la Asociación Empresaria de Argentina (AEA) y, ante una pregunta sobre qué era lo que hacía su empresa ante la inflación, el supermercadista respondió que remarcaba "precios todos los días", lo que despertó risas de su parte y entre los asistentes a este encuentro.

"Nosotros decimos que no somos formadores de precios. Eso es una pequeña mentira porque somos formadores en una parte. En realidad, trasladamos cuando podemos trasladar", completó Braun ante el auditorio empresarial.

Yasky afirmó que Braun "debería decir lo mismo y reírse en los barrios, donde millones de argentinos sobreviven a duras penas, haciendo milagros para alimentarse".

"Estos empresarios (los reunidos en el foro de AEA) son gente absolutamente insensible y dispuesta solamente a contener cada día más ganancia. Ellos no piensan en algo distinto. Son parte de un proyecto de voracidad", explicó.

Para el también secretario de la CTA de los Argentinos, "hablar con estos empresarios es perder el tiempo", y recordó que, "ni bien asumió el Gobierno nacional, convocó al Consejo de Precios y Salarios", y los representantes de las corporaciones asistieron a una sola reunión.

"Hay que convocar al diálogo a otros sectores que muchas veces quedan afuera. Tenemos que escuchar a los productores familiares del sector agrícola, a los de alimentos, a las Pymes y a las centrales sindicales. Debemos poner sobre la mesa cuáles son las ganancias de estos grandes grupos empresariales", puntualizó. (Télam)