El senador nacional por Juntos Somos Río Negro Alberto Weretilneck dijo hoy que el proyecto de ley que presentó para ampliar el número de integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de cinco a 16 miembros "puede ser un punto de partida para el acuerdo y el consenso de los grandes temas nacionales".

"Este proyecto de ampliación de la Corte Suprema de Justicia de la Nación puede generar una nueva justicia federal en el país de acuerdo con los intereses que hoy tenemos los argentinos y puede ser un punto de partida para el acuerdo y el consenso de los grandes temas nacionales", afirmó Weretilneck.

El senador, habitual aliado del oficialismo, emitió estos comentarios a través de un comunicado de prensa difundido minutos después de presentar su iniciativa, que será discutida en un plenario de comisiones de la Cámara alta el miércoles.

"La Argentina está viviendo momentos difíciles no solo en lo económico, sino también desde lo institucional: falta de acuerdos, falta de conceptos básicos, agravios, insultos, judicialización de todos los temas de la vida pública", enumeró Weretilneck.

El exgobernador rionegrino aseguró que "hay una oportunidad" y señaló que el Poder Judicial "está siendo mirado y observado no solo por un sector de la política, sino también por el periodismo y por todos los argentinos".

"Creo que a partir de lo que está sucediendo se nos da una oportunidad para intentar generar un acuerdo nacional de qué justicia queremos, de qué Corte queremos", agregó el legislador quien ingresó al Senado en diciembre de 2019, luego de que el Supremo Tribunal de la Nación le negó la posibilidad de una nueva reelección como gobernador de Río Negro, provincia que administraba desde 2012.

Weretilneck describió que su proyecto de ampliar la Corte a 16 miembros "tiene un concepto claro" que es el "federalismo" y que "el interior del país esté representado como nunca" para que "los problemas judiciales del país tengan una mirada desde el interior, donde la división es mucho menor".

El texto del rionegrino amplía el número de jueces del tribunal de 5 a 16, garantizando y promoviendo la paridad de género y una representación del federalismo.

El proyecto establece que la Corte deberá integrarse con al menos tres jueces por cada región, debiendo ser naturales de ella, o tener al menos ocho años de residencia inmediata en la zona respectiva.

Para ello se tendrán en cuenta las regiones de CABA y Buenos Aires; por el Norte del país, Jujuy, Salta, Tucumán, Chaco, Formosa, Corrientes, Misiones y Santiago del Estero; por el Centro, La Rioja, Catamarca, Mendoza, San Juan, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, y por la zona Sur, Neuquén, La Pampa, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

El presidente de la Corte, de acuerdo al proyecto de Weretilneck, será designado por el voto mayoritario de la totalidad de los magistrados que la integran por el plazo de un año y no podrá elegirse un presidente de la misma región en forma consecutiva.

Según la norma, la Corte actuará en plenario en los asuntos en que tiene competencia originaria y para el resto de los casos, funcionará en cinco salas integradas por tres magistrados, elegidos por sorteo para resolver en cada caso, no pudiendo el presidente integrar ninguna de las mismas.

Además de la iniciativa de Weretilneck, las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales tendrán a la vista los proyectos de la riojana peronista disidente Clara Vega, que busca la paridad de género en el Supremo Tribunal, y del oficialista puntano Adolfo Rodríguez Saá, que eleva de cinco a nueve el número de integrantes de la Corte. (Télam)