La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti; y su par bonaerense, Daniel Gollan; se mostraron hoy a favor de iniciar un trabajo conjunto con los actores del sistema sanitario para disminuir la fragmentación en la atención de los pacientes y favorecer la coordinación en la asistencia, tras la propuesta de reforma del área expresada por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"Estamos todos trabajando en disminuir la fragmentación del sistema de salud. Esta pandemia ha sido una oportunidad muy grande para entender que la salud es una sola y, sin lugar a dudas, como en cada crisis, surge una oportunidad", señaló Vizzotti al ser consultada por los conceptos expresados en las últimas horas por la vicepresidenta.

En rueda de prensa, Vizzotti estimó que se debe buscar "fortalecer no solamente al sector público" y que, para ello, se está generando un intercambio de información con los distintos actores involucrados para "favorecer el acceso a la salud en un momento crítico".

"Estamos trabajando en conjunto, viendo que los programas de calidad, acceso y equidad se puedan trabajar cerca de la seguridad social y del sector privado", detalló la funcionaria, que añadió que la articulación alcanza a "todas las jurisdicciones, con el PAMI y con la Superintendencia de Servicios de Salud, no sólo para generar acciones preventivas sino para fortalecer el acceso a la salud en un momento donde el financiamiento del sistema es crítico".

Previamente, Gollan había considerado en la Casa Rosada que el objetivo es "establecer una lista de problemas y ver cuáles se pueden resolver coordinadamente", al tiempo que aclaró que las eventuales reformas no implican "enfrentar a nadie contra nadie".

"La pandemia nos puso en la situación de tener que discutir esto", sostuvo el funcionario provincial sobre lo que calificó como un "problema estructural de muchos años" que fue agudizado por la irrupción del coronavirus.

Al participar de un acto en la ciudad de La Plata, Fernández de Kirchner había abogado este lunes por "repensar todo el sistema de salud" al señalar que, en el contexto de la pandemia, "las prepagas no saben dónde colocar a la gente".

"Dicen los que saben que tal vez vengan otras pandemias. Lo peor que nos puede pasar es negarnos a discutir la realidad", apuntó la vicepresidenta en esa oportunidad.

En esa misma línea, la exmandataria recordó que si bien su propuesta llamó la atención en diciembre pasado, cuando fue la primera vez que habló del tema, ahora "terminó integrada a las patadas porque lo impuso la realidad".

La vicepresidenta viene haciendo hincapié en la necesidad de reformular el servicio de salud desde fines del año pasado, cuando llamó a "reconceptualizar el sistema" tanto en un acto en el Estadio Único de La Plata como durante una videoconferencia de la agrupación Soberanía Sanitaria que encabeza el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak.

"En materia sanitaria debemos reconceptualizar el sistema. La pandemia mostró que algunos lugares tienen muchos recursos que a otros les faltan", sostuvo la expresidenta durante el VII Encuentro Nacional de la Salud que se llevó a cabo el 19 de diciembre.

Fernández de Kirchner planteó en ese aspecto la necesidad de avanzar en un "sistema nacional integrado de salud entre lo público, lo privado y las obras sociales que optimice recursos. La pandemia nos dio la oportunidad de reformular el sistema de salud en tiempo récord, pero es necesario hacer un esfuerzo diferente", advirtió por entonces.

La vicepresidenta ratificó en ese encuentro los conceptos que había expresado días antes en el estadio Único de La Plata, donde formó parte de un acto de cierre del año junto al presidente Alberto Fernández; el gobernador Axel Kicillof; el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el jefe de La Cámpora, Máximo Kirchner, entre otros funcionarios y dirigentes del Frente de Todos. (Télam)