La secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, sostuvo hoy que "nadie cree que en la Justicia federal se toman decisiones conforme a la ley salvo algunas excepciones" al insistir en la necesidad de una reforma judicial que permita la existencia de "jueces probos" y evite el movimiento "pendular de las sentencias" en base a los gobiernos de turno.

"No podemos estar pensando que cuando alguien es oposición hay muchos jueces dispuestos a perseguir y procesar y cuando se está en el Gobierno todo se detiene. Este juego pendular de la Justicia debe terminar", dijo la funcionaria en un reportaje brindado esta mañana a Radio 10.

En ese marco, indicó que "nadie cree que en la justicia federal se toman decisiones conforme a la ley, salvo algunas excepciones, por eso cuando hablamos de reformas hablamos de tener jueces probos, designados por concursos, no por decreto".

Del mismo modo, recordó que la reforma judicial "fue una promesa de campaña" y que el Gobierno ya recibió "información del Consejo Consultivo" a fin de modificar "una Justicia que no nos conforma que no respeta las leyes".

De esta forma se pronunció Ibarra, al ser consultada en particular sobre la carta de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la que la exmandataria formuló una serie de críticas al Poder Judicial, en particular hacia la Corte Suprema de Justicia.

"Lo que tenemos que mirar allí, más que las opiniones puntuales sobre un tema es saber que tenemos un serio problema con la Justicia ya que en general sentimos que es lenta, ineficaz y muchas veces trabaja mas a favor de los gobiernos de turno. Esto lo hemos visto en la historia y ha recrudecido en los últimos años", afirmó.

Del mismo modo cuestionó el "nexo sórdido entre los servicios de inteligencia y la Justicia", y añadió: "Hay que terminar con todos estos sótanos de la democracia en forma institucional, sabiendo que es un trabajo ineludible, y que no vamos a tener una democracia sana, de calidad, si sentimos que la justicia trabaja para poderes de turno".

Sobre el fallo de la Corte Suprema de Justicia que confirmó la condena al exvicepresidente Amado Boudou en la causa Ciccone mediante la utilización del artículo 280 que permite hacerlo sin una revisión y fundamentación, Ibarra lamentó que "no se haya abierto el recurso, estudiado y luego argumentado los motivos de un eventual rechazo o aceptación".

"Es cierto que el artículo es usado y también está muy cuestionado" dijo y recordó que no obstante, la Corte habilitó un per saltum al considerar que había "gravedad institucional por el traslado de dos jueces que habían sido designados por decreto".

"Es por lo menos desconcertante que no haya considerado de gravedad institucional la condena sobre un exvicepresidente", indicó.

También consideró "raro" que la Coalición Cívica haya impugnado al juez Alejo Ramos Padilla ante el Senado como parte de la instancia por el tratamiento de su pliego para ser nombrado en el Juzgado Federal N°1 de La Plata.

"Se trata de un juez probo que ganó un concurso, durante la gestión de Mauricio Macri, cuando en el Consejo de la Magistratura los integrantes eran mayoritariamente del Gobierno de Macri", recordó Ibarra.

"Me desconcierta que piensen que esto es una manipulación. No creo que allí haya nada para sospechar, más bien da la impresión de que se mandó el pliego de un juez probo", concluyó. (Télam)