En La Rioja, la Policía armó un operativo de seguridad para impedir la realización de una marcha en pleno centro de la capital de la provincia, en consonancia con las disposiciones sanitarias para evitar la propagación del Covid-19. Según se pudo conocer, la movilización había sido armada -entre otros- por comerciantes que se quejaban por las normas que limitan la actividad y disponen el cierre de negocios no esenciales.

Una de las particularidades ocurrió cuando el diputado provincial por la UCR-Juntos por el Cambio, Gustavo Galván, intentó sumarse a la movilización, pero los efectivos policiales que se encontraban en el lugar no se lo permitieron.

En las últimas horas, se viralizó un video donde se lo puede ver a Galván increpando a una de las oficiales y exigiéndole a los gritos que le indicara su nombre. Tras este hecho, desde la Mesa de Género del PJ Capital (La Rioja) emitieron un comunicado en el cual destacan: “Vimos como la maliciosa machirulez de los sanos hijos del patriarcado, atacaba a una oficial de la policía provincial, y nos es inminente pensar, ¿Por qué siempre desde la oposición se nos ataca a las mujeres? Un día como el 25 de Mayo, miles de mujeres silenciadas por la historia luchaban desde las trincheras que tenían para lograr la tan ansiada libertad. Frente al olvido de la historia oficial, hoy el revisionismo que nos plantea el feminismo popular, nos hace vernos en esas a las que el yugo opresivo del poder acalló y vernos también en las que aún quedan acalladas en las instituciones patriarcales que las oprimen”.

“Lo que buscaba el diputado Galván era sin duda la incitación del cuerpo de policías a la violencia, para ver si así podía tomar aún más rédito político de la protesta. No somos ingenuas al uso mediático que los reclamos que aunque pudieran ser considerados justos, fueron usados por la oposición para generar descontento y desestabilización en un contexto tan delicado como el de pandemia. Esta misma oposición que durante los cuatro años que fueron gobierno no generó más que pérdida del poder adquisitivo, desinversión, cierre de pequeñas y medianas empresas y que más ni que menos cierre del Ministerio de Salud”, añadieron.

Por su parte, Galván explicó en declaraciones radiales: “Sentí impotencia y bronca. Después de muchos años de militancia volvemos a ese pasado violento y oscuro en un gobierno que se dice del pueblo. La contradicción, no permitieron que ese pueblo pueda expresarse pacíficamente en la plaza”. “No tienen la facultad para hacer lo que hicieron”, subrayó a la vez que denunció que “una de las personas que me empujo y amenazó pertenece al COE. Son personas de civil, no tienen a un decreto que los faculte para esto”