Los vecinos autoconvocados de la toma "Tierra Amarilla" en la Villa 21-24 del barrio de Barracas, realizarán esta tarde un acto y festival solidario, en reclamo de una "solución definitiva" a la problemática de la falta de viviendas en ese barrio porteño, informaron sus organizadores.

"Estamos en un clima de tensión permanente frente a la Policía de la Ciudad, en un cerco que nos mantiene sitiados desde hace diez días a nuestras familias, que se ha reforzado cortando comunicación con nuestras familias y vecinos del exterior, los que nos proveen agua y alimentos", señalaron a Télam voceros de las familias que ocuparon terrenos en ese nuevo asentamiento.

A través de un comunicado de prensa, informaron además que el acto se desarrollará esta tarde a partir de las 14.30, en las inmediaciones de la Villa 21-24, en la zona conocida como "Tierra Amarilla".

El encuentro se realizará bajo la consigna "No al desalojo. necesitamos una solución definitiva para todas las familias", añadieron.

"Llamamos a todas las organizaciones, familias, vecinos y vecinas de la Villa 21-24 y todos los barrios de la Ciudad a rodear de solidaridad la toma de las 160 familias que hace una semana venimos peleando por nuestro derecho a la vivienda digna", anunciaron.

Asimismo, consideraron que "la salida a este reclamo no puede ser la represión y el desalojo, como han hecho en otros barrios. El Gobierno nacional y el de la Ciudad de Buenos Aires tiene que recibirnos y dar una respuesta inmediata para que la familias no estemos en situación de calle".

El sacerdote Lorenzo “Toto” De Vedia, responsable de la Parroquia de los Milagros de Caacupé, en la Villa 21-24 de Barracas, insistió hoy en su reclamo para la conformación de una "mesa de diálogo" entre representantes de los vecinos que tomaron terrenos en ese barrio y funcionarios de los Gobiernos nacional y de CABA para buscar una solución a la falta de viviendas en el distrito porteño.

"Estamos con una tensa calma. La gente está con miedo a que haya un desalojo violento, pero entendemos que el Gobierno nacional no va a desalojar con las fuerzas de seguridad, si no hay antes una mesa de diálogo que busque una salida a este conflicto", dijo De Vedia hoy en declaraciones a Télam.

Consultado sobre la situación social en ese populoso barrio porteño, el religioso informó: "El clima social está difícil, la misma pandemia agudizó los problemas que ya había en los barrios, la falta de trabajo, la falta de poder adquisitivo de las familias; muchas de las familias que tomaron las tierras es gente que alquila y ya no puede alquilar una pieza para vivir".

Desde hace 10 días, más de 100 familias humildes -en especial mujeres y niños- ocuparon lotes en un predio dentro de la Villa 21-24 del barrio porteño de Barracas, en reclamo de una solución habitacional.

"Somos todos vecinos de la misma villa 21-24 que no podemos pagar lo que nos piden para alquilar una casilla. Estamos peleando por un derecho, un reclamo que lleva décadas: un pedazo de tierra y poder tener una vivienda digna", señaló a la prensa Nahuel Arrieta, uno de los delegados de la toma de tierras.

En el predio -de unos 300 por 400 metros de diámetro- conocido como "Tierra Amarilla", ubicado en uno de los costados de la Villa 21-24 de Barracas, muy cerca del estadio de Huracán, se instalaron las familias con precarias carpas, toldos, lonas y tirantes de madera, donde formaron el nuevo asentamiento en la Ciudad de Buenos Aires (CABA).

A los costados del predio en cuestión -sin agua potable ni baños- se ubicaron varios móviles con efectivos de infantería de la Policía Federal Argentina (PFA). (Télam)