El diputado Eduardo Valdés (Frente de Todos-CABA) consideró hoy "un orgullo" y una demostración de "inteligencia" que todos los legisladores que integran la comisión que Relaciones Exteriores de la Cámara baja, que él mismo preside, hayan aprobado por unanimidad los dictámenes de dos proyectos vinculados a la relación entre Argentina e Israel y a la prevención y lucha global contra el antisemitismo.

"Estamos contribuyendo a una cultura de la no-discriminación, contra la hostilidad y la violencia", remarcó Valdés a Télam al referirse al dictamen unánime obtenido para darle aprobación parlamentaria al convenio sobre seguridad social entre Argentina e Israel, pero también al que aprobó -también por unanimidad- el dictamen sobre la resolución 114/2020 del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Esa resolución de la Cancillería establece que la Argentina adopta como propia la definición de antisemitismo que fijó la organización intergubernamental Alianza Internacional para el recuerdo del Holocausto (IHRA por sus siglas en inglés).

Valdés destacó como una definición política "que vale doble" que todos los legisladores, tanto del oficialismo como de la oposición, hayan aprobado ambos dictámenes, el lunes pasado, en la última reunión de la comisión de Relaciones Exteriores, de la cual es vicepresidente el diputado Facundo Suárez Lastra (UCR-CABA).

"Tuvimos la inteligencia de que en las cosas que hacen a la convivencia diaria del pueblo argentino nos pusimos de acuerdo y votamos por unanimidad porque estos proyectos, fundamentalmente el que hace a la definición del antisemitismo, reflejan un país que quiere vivir sin discriminación", subrayó Valdés en diálogo con esta agencia.

Y luego añadió: "Yo valoro mucho la unanimidad, porque muestra que más allá de lo que pasaba en esas horas (por la discusión por el DNU 241/2021 que suspendió por 15 días las clases presenciales en el AMBA ante al agravamiento de la pandemia) todos y todas preferimos apostar a la convivencia en la vida y en la política", insistió.

Tras la aprobación de ambos dictámenes, las dos iniciativas -junto con otras que fueron votadas favorablemente, como la Convención Interamericana contra toda forma de Discriminación e Intolerancia y la Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación Racial y Formas Conexas de Intolerancia- podrían ser incorporadas al temario de la próxima sesión de la Cámara baja, que todavía no tiene fecha.

El convenio sobre seguridad social entre los Estados argentino e israelí, que había sido celebrado el 12 de abril de 2017 (y que, a decir de Valdés, "estaba medio cajoneado"), permitirá que se reconozca el historial de aportes jubilatorios realizados en la Argentina por los argentinos que se fueron a vivir a Israel: los habilitará para cobrar allí los beneficios previsionales de acuerdo a "la ley nacional de seguro" vigente en ese país.

El convenio prevé el mismo reconocimiento para quienes hayan hecho aportes previsionales en Israel y luego hayan emigrado hacia la Argentina, por lo cual podrán recibir en el país "beneficios contributivos de la seguridad social" correspondientes a "vejez, invalidez y sobrevivencia (pensión)" según lo previsto por "organismos nacionales, regímenes provinciales, para empleados públicos o profesionales universitarios independientes y regímenes municipales", detalló Valdés.

"Los argentinos que se fueron a vivir a Israel van a tener computados sus aportes para jubilarse en Israel y viceversa también", resumió.

En cuanto a la resolución 114/2020 de Cancillería, una vez que el dictamen aprobado sea votado en el recinto, la Argentina pasará a adoptar como definición institucional de 'antisemitismo' la establecida por la Alianza Internacional para el recuerdo del Holocausto (International Holocaust Remembrance Alliance, IHRA en inglés, creada en 1988 por el exprimer ministro de Suecia Göran Persson).

Según esa entidad, cuyo objetivo es promover la educación, investigación y el recuerdo del Holocausto alrededor del mundo, antisemitismo es "una cierta percepción de los judíos que puede expresarse como el odio a los judíos".

De acuerdo a la definición de IHRA, "las manifestaciones físicas y retóricas del antisemitismo se dirigen a las personas judías o no judías y/o a sus bienes, a las instituciones de las comunidades judías y a sus lugares de culto".

Valdés, sobre este último punto, aseguró: "Para la Argentina, combatir el antisemitismo es política de Estado, y por eso no sólo subrayo la resolución de Cancillería sino que también resalto la resolución dictada por la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados, firmada por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el diputado Sergio Massa, presidente del cuerpo, en la que se adopta dicha definición para el ámbito del Poder Legislativo".



(Télam)