El diputado nacional del Frente de Todos, Eduardo Valdés, consideró hoy que el ataque a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner "tiene que ser el punto final del odio desatado en el país" y cuestionó a los dirigentes de la oposición por no haber asistido a la "Misa por la paz y la fraternidad de los argentinos", realizada el sábado pasado en la basílica de Luján.

Valdés hizo referencia a la convocatoria a los distintos sectores de la oposición por parte del oficialismo para participar de esa ceremonia religiosa y reseñó que él mismo llamó a "importantes dirigentes opositores, que confirmaron su presencia, pero después orgánicamente sus partidos tomaron otra decisión".

"Es indispensable el diálogo, pero sobre todo que no sea un diálogo para la foto", sostuvo el legislador nacional del Frente de Todos en declaraciones a FM Futurock, consultado en torno a la necesidad de trabajar por la convivencia política y llamó a incluir a los dueños de los medios de comunicación de esa convocatoria.

En ese sentido, Valdés afirmó: "En la Argentina hace falta escucharnos más, que no es lo mismo que oírnos".

"Pondría también a los dueños más importantes de los medios a conversar con la política", insistió.

Finalmente, Valdés consideró "indispensable" que los actores políticos hagan una "reflexión contra el odio" y puso de relieve la importancia del proyecto que impulsa y que está orientado a capacitar sobre los discursos de odio.

Dijo que esa iniciativa "está dirigida a diputados, senadores, jueces, funcionarios del Ejecutivo, para trabajar en cursos para erradicar el odio en nuestras acciones y lenguaje". (Télam)