El embajador argentino en Israel, Sergio Urribarri, dijo hoy que en ese país se aplicaron "restricciones muy duras" y "confinamientos muy severos" para mitigar el avance del coronavirus, en paralelo a la masiva campaña de vacunación, aunque estas disposiciones no sean tan conocidas.

En diálogo con Radio 10, Urribarri analizó los logros alcanzados por Israel en el descenso e interrupción de los contagios, sobre lo cual advirtió que aunque "todo el mundo habla del éxito" de esa nación frente al coronavirus, "es preciso remarcar que esa eficacia no hubiera sido posible sin una bateria de restricciones muy duras que se adoptaron".

"Por supuesto que se vacunó, pero junto con la vacunación hubo confinamientos muy severos que permitieron frenar los contagios y preservar el sistema de salud", remarcó Urribarri en declaraciones radiales.

Además, el representante de Argentina en Israel informó sobre el avance de las gestiones en marcha entre ambas países para acordar una eventual transferencia de tecnología que permitiría que la vacuna israelí pueda producirse en el país.

Sobre ese punto, Urribarri contó que en las últimas horas arribó a la Argentina para transmitirle al presidente Alberto Fernández y a las autoridades del Ministerio de Salud una propuesta que le hizo llegar el Hospital Hadassah de Israel, al que definió como "una de las instituciones de salud más prestigiosas del mundo".

Se trata, detalló, de la propuesta de firmar un convenio para desarrollar y producir una vacuna contra el coronavirus en la Argentina.

Urribarri afirmó que el Hospital Hadassah, en asociación con el Instituto de Investigación Biológica de Israel, están trabajando en el desarrollo de una vacuna denominada BriLife que se encuentra en Fase 2, etapa que concluye a fin de mes.

La propuesta de esas instituciones, contó el embajador, es que la Fase 3 de la investigación se realice en la Argentina, para lo cual se necesitarían unos 30 mil voluntarios.

"Además, por la confianza en nuestra industria farmacéutica y en los científicos y científicas de nuestro país, está la voluntad de producir esta vacuna en Argentina, en sociedad con laboratorios nacionales", completó Urribarri quien, por instrucción del presidente Alberto Fernández, elevó esta información a la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y se encuentra trabajando en este tema junto a la funcionaria y su equipo.

En otro tramo de la entrevista, Urribarri leyó al aire unas declaraciones públicas que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pronunció en julio del año pasado: "Estamos en el medio de una tormenta global, que está creciendo: la segunda ola no salteará a ningún país. Esto requiere decisiones terribles, equilibradas entre el ensayo y el error. Vos intentás, te equivocás y lo arreglás. Así es como todos los líderes están operando".

Tras leer esos dichos, Urribarri recalcó: "Esto dijo el primer ministro de Israel antes de tomar decisiones muy duras en un momento en el que habían subido mucho los contagios". (Télam)