Unidad Provida, que nuclea a más de 150 organizaciones de la sociedad civil que rechazan el proyecto de legalización del aborto que comenzará a ser tratado esta tarde, repudió hoy los "escraches" que se registraron en los últimos días así como los "insultos y afrentas" a distintos legisladores, y señaló que continuará manifestándose "pacíficamente".

"Las organizaciones que formamos Unidad Provida repudiamos los escraches promovidos y realizados hacia quienes opinan de una u otra forma en torno a la legalización del aborto", afirmó la agrupación en un comunicado difundido hoy.

En esa línea, la organización puntualizó también "que en los últimos días otras personas identificadas con el color celeste han realizado acciones de insultos y afrentas a distintos legisladores" y agregó: "No es el camino. El camino es el encuentro en los ámbitos que dicta la democracia".

En ese marco, destacó además que "también se han visto iguales ataques a organizaciones civiles y centros religiosos que promueven la cultura de la vida" y reiteró "el llamado a la paz y a tender puentes".

En tanto, Unidad Provida -que estuvo entre los convocantes de la marcha realizada el sábado frente al Congreso nacional- ratificó que el proyecto implica "una afrenta a los ciudadanos", ya que "permite el aborto en cualquier momento de la gestación y persigue a los médicos".

Podés ver:

EL INTI DESARROLLÓ UN PRODUCTO SIMILAR AL DULCE DE LECHE APTO PARA VEGANOS Y CELÍACOS

"No es lo que quiere la mayoría del pueblo argentino que se movilizó el pasado 28 de noviembre en más de 500 ciudades de nuestro país", dice el comunicado y agrega que continuarán manifestándose "pacíficamente para lograr que este proyecto que descarta al niño por nacer y desprecia la mujer no sea ley".

Ayer, la diputada del Frente de Todos, Carolina Gaillard, repudió un escrache realizado en el trabajo de sus padres en Entre Ríos por grupos que están en contra de la legalización del aborto, y dijo que es "con el debate político y no con violencia que se fortalece la democracia".

También el diputado radical Facundo Suárez Lastra sufrió un escrache en los últimos días por su postura a favor del proyecto.

En tanto, el sábado la fachada de la catedral de Merlo-Moreno sufrió pintadas de color verde, que identifica a los partidarios de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, y se dejó en la vereda una leyenda, también con pintura verde: "Ni Fernández ni Bergoglio. Aborto legal". (Télam)