En medio de una disputa, no sólo por las candidaturas, sino por los propios mecanismos con que se dirimirán esas candidaturas para las elecciones del año que viene, tanto el Frente de Todos (FdT), a cargo del gobierno, como la coalición Juntos por el Cambio (JxC), que lidera la oposición, dieron marcha atrás en los últimos días respecto de las actitudes beligerantes que venían teniendo hasta el momento. Desde el oficialismo, Máximo Kirchner, que había atacado con dureza al presidente de la Nación, Alberto Fernández, pidió “bajar todos un cambio y sentarnos a discutir”; en el frente opositor, Mauricio Macri organizó un desayuno para calmar los ánimos.

Pero ¿cuánto durará esa paz? Fuentes de ambos lados de la grieta, consultadas en exclusiva por GRUPOLAPROVINCIA.COM, revelaron lo inestable que puede ser este equilibrio.

Fracturas y ordenamientos

“No apruebo para nada las manifestaciones agresivas cuando se hacen públicamente. Eso denota que no nos está funcionando bien la rosca interna”, dijo a GRUPOLAPROVINCIA.COM un senador provincial del FdT. “En una situación tan difícil tendríamos que tener la capacidad de generar más propuestas y menos discusiones entre nosotros.”

“Me pareció duro el discurso de Máximo. Ahí está todo fracturado”, reflexionó un intendente peronista del interior bonaerense. “Yo no soy de La Cámpora; no soy kirchnerista; soy peronista. Pero hay cosas que dijo que son acertadas. Porque, evidentemente, hay liviandad de conducción a nivel nacional.”

En un registro parecido, otro jefe comunal del Frente, que gobierna un distrito eminentemente rural y que se manifiesta como cristinista, lamentó la falta de contacto entre las dos máximas autoridades del país.

Máximo Kirchner.

“Máximo es muy claro y trata de resumir lo que muchos piensan: debería haber un diálogo natural entre la vicepresidenta y el Presidente que no está ocurriendo. Y eso nos preocupa”, confesó. “Pero todos entienden que la que va a terminar ordenando va a ser Cristina.”

En la visión de este alcalde, está claro que las cosas no pueden ser de otra manera, y que la situación se va a resolver según la lógica que emplea el cristinismo. “Evidentemente no quedó muy claro cómo se iban a manejar las líneas en este frente. El Presidente tiene una responsabilidad importante pero Cristina es conductora del espacio, y deberían encontrar márgenes de diálogo. Nos preocupa, pero no es una cuestión perdida. Finalmente Cristina es la que va a decidir”, aventuró.

Cada uno en su juego

También en la vereda de enfrente notan que la cosa no marcha tan bien como podría. “Los precandidatos no están teniendo diálogo con los equipos técnicos de los otros espacios de Juntos. Cada uno anda en su campaña, diciendo lo que le conviene decir, bolaceando para llamar la atención”, confió a este medio un legislador cercano a Elisa Carrió, analizando la interna de JxC.

“En Juntos se apuraron a lanzar las precandidaturas. No sé por qué están tan apurados. Poner tres candidatos de un mismo espacio a esta altura es demasiado”, dijo a GRUPOLAPROVINCIA.COM un intendente del interior provincial, en referencia a las tres figuras “oficializadas” por Cristian Ritondo: Horacio Rodrí­guez Larreta, Patricia Bullrich y Marí­a Eugenia Vidal.

Así se conformaba: “Bueno, cada uno debe tener sus aspiraciones. Para mí, primero hay que pensar en los demás, en las necesidades del país, y no en el espacio político en sí mismo.”

Cristina Fernández.

Nombres propios

“La figura de Cristina es la que descuella a nivel nacional. Al lado de ella, el resto es paisaje”, dijo un senador provincial del Frente de Todos consultado por este medio, que, por ese motivo, consideró “natural” que una fracción del peronismo “clame” por la vuelta de Fernández a la presidencia. Sin embargo, advirtió: “Los partidos tienen que generar su propio trasvasamiento generacional. No podemos estar siempre exigiéndole a Cristina que ponga la cara por el resto. Tendríamos que llevarle más soluciones que problemas.”

El jefe comunal que se define como peronista, pero no kirchnerista, dijo que si Cristina se presenta, él y los suyos la apoyarán, “porque es parte de la solución al problema”. Sin embargo, advirtió que hay “un signo de pregunta muy grande” respecto de esa posible postulación, y que quizás el candidato oficialista vaya a ser Sergio Massa.

El intendente cristinista consultado por GRUPOLAPROVINCIA.COM tiene una visión distinta. De paso, no suscribe la idea de que hay un apuro por definir las candidaturas expresada por su colega de Juntos. “Todos los dirigentes del espacio entienden que Cristina debería ser candidata; es la que ordenaría todo. Si ella ordenara ahora, nos daría un poco más de tranquilidad para gestionar y no estar con sobresaltos”, arguyó. Aunque, a renglón seguido, vaticinó sobresaltos al menos para un sector: “Seguramente, cuando ella ordene, algunos se van a quedar afuera”.

Mauricio Macri.

Por su parte, el legislador de buen trato con Carrió definió así la situación en JxC: “Mauricio Macri es el mejor candidato perfilado para ganar una interna en el espacio, pero no para ganar una elección general. Al correrse de la precandidatura presidencial generó cierto acuerdo en el PRO para mantener algunos legisladores que le respondan a él y para contener a algunos dirigentes discutidos que responden al macrismo.”

El legislador le adjudica a Carrió un papel central en ese asunto. Porque a partir de ese ordenamiento “Lilita puso la bolilla negra en tres o cuatro dirigentes con los que no está de acuerdo por ciertas prácticas políticas, con acuerdos que van más allá de la gestión partidaria”, explicó. Nombró a tres: Cristian Ritondo (“hizo acuerdos con el massismo durante el gobierno de Vidal”), Rogelio Frigerio y Emilio Monzó (“tenía vínculos con gobernadores del PJ”). Y ella misma podría presentarse como candidata, apuntó.

¿Y las PASO?

En medio de la calma artificial persiste una duda: la de qué ocurrirá con las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), que desde el oficialismo plantearon dar de baja y que la oposición defiende.

El jefe comunal peronista no kirchnerista apuntó a la economía como una clave poco considerada del asunto. “Yo no tengo problema en competir en una interna, pero para los pueblos del interior el gasto es muy grande”, explicó. Y aprovechó para tirarles un palito a los gobiernos de la Provincia y la Nación.

“Axel maneja muy bien la Provincia, pero no le sacás un mango. Tiene un cocodrilo en el bolsillo. Y el Presidente e reunió con intendentes del primer y segundo cordón del conurbano por fondos y nosotros somos convidados de piedra”, se quejó. “Nosotros pedimos para los sueldos, para financiar el municipio. En cambio, Alberto les está regalando plata a estos intendentes. Igualmente, yo lo entiendo, ahí están los votos. Pero tendría que fijarse de repartir en el interior de la provincia.”