Por el Frente Nacional por la Salud de las Personas con VIH y Hepatitis Virales.


El VIH, las hepatitis virales y la tuberculosis son las pandemias olvidadas, las personas afectadas por ellas somos parte de las poblaciones más excluidas y marginadas de esta sociedad. Se piensa que estas patologías transmisibles altamente prevalentes son cosa del pasado, que ya nadie muere por su causa. Esto no es así. Actualmente entre 4 y 6 personas mueren todos los días por enfermedades relacionadas con el Sida. Todos los años se notifican en promedio 11 mil casos de tuberculosis, 4500 de VIH y 2.500 de hepatitis virales. Además, todos los años fallecen un promedio de 5000 personas a causa del VIH y las hepatitis, el sistema de salud no siempre llega a tiempo.

Desde 2014, la comunidad organizada del VIH y las hepatitis, en conjunto con Ministerio de Salud de la Nación, comenzó a trabajar en un borrador que modifique la ley nacional de sida vigente, la 23.798, pero que también incluya otras patologías que no estaban incorporadas al marco normativo. Fue entonces que, durante esos primeros dos años, hasta su primera presentación en la Cámara Baja, se trabajó intersectorial y federalmente, llevando a cabo decenas de reuniones y audiencias públicas en todo el país, para identificar cuáles eran las nuevas demandas sociales de un colectivo diverso de personas que, históricamente afectado por múltiples carencias, estigma, discriminación y desamparo, necesitaba de nuevas políticas desde el enfoque de los derechos humanos.

Lamentablemente, en estos casi 7 años desde su primer ingreso al congreso, este proyecto de ley integral, intersectorial y de perspectiva interseccional no ha logrado aún siquiera tratarse ni una vez en el recinto.

En diciembre del año pasado, el proyecto con dictamen de las comisiones perdió estado parlamentario por tercera vez. Sin embargo, desde las organizaciones no tiraríamos la toalla. Fue así, que gracias al activismo, la militancia, la incidencia de las organizaciones en la calle y en las redes, logramos que desde el Poder Ejecutivo se incluya en el decreto que convocó a las sesiones extraordinarias de febrero 2022 nuestro proyecto de ley. Pero aún así, parece no ser suficiente para el reconocimiento de los derechos.

Este proyecto busca mejorar la calidad de vida, no solamente de todas las personas con VIH, hepatitis virales, ITS y tuberculosis y garantizar su acceso a la salud integral, sino también trabajar bajo el paradigma de la promoción de la salud y la prevención, garantizando el acceso efectivo a la salud para todes. Con perspectiva de género y de derechos humanos, ofreciendo herramientas para acabar con el estigma y la discriminación.

Las mujeres con VIH durante muchos años fueron un colectivo invisibilizado dentro del universo de las personas con VIH, hoy una vez más volvemos al placard de la vergüenza y el olvido. Los estudios demuestran que las mujeres sufren mayores situaciones de estigma y discriminación que los varones. A eso se le suman las situaciones de violencia asociadas a ser mujeres y a su vez tener VIH. Este proyecto de ley nos permite afianzar nuestros derechos, tener un respaldo ante las violencias ejercidas no solo por la sociedad en su conjunto, sino principalmente por el sistema de salud, la discriminación y el prejuicio ante nuestra maternidad y la forma elegida para ejercerla

¿Hasta cuándo vamos a seguir comprometiéndonos como país ante los organismos internacionales a adherir y cumplir metas que la realidad nos evidencia que no estamos en condiciones de cumplir, cuando las muertes evitables siguen siendo una historia repetida y seguimos estando postergades y discriminades?.

El pueblo del VIH, las hepatitis virales y la tuberculosis abrazan con fuerza, esperanza y militancia este proyecto de ley sobre el que les representantes en el Congreso de la Nación tienen la responsabilidad social, jurídica e histórica de legislar, y de esa manera transformar ese texto en derechos concretos con fuerza de ley. Derechos que se traducirán en una mejor calidad de vida, no solo para quienes tenemos VIH o hepatitis, sino, una mejor calidad de vida para todas las personas que habiten el suelo argentino. Hoy fallecieron 13 personas con VIH y/o hepatitis virales, mañana morirán otras 13 personas y pasado también...No hay más tiempo.

Exigimos que las Comisiones de Acción Social y Presupuesto y Hacienda ratifiquen con urgencia en una sesión conjunta el dictamen de la ley de VIH, hepatitis, ITS y tuberculosis. Exigimos la media sanción.

(Télam)