La querella unificada en la causa que se investigan los delitos de lesa humanidad cometidos por el represor Mario "Churrasco" Sandoval alegó hoy en una nueva audiencia del juicio, en la cual se solicitó que el expolicía sea "condenado a prisión perpetua como coautor del delito de genocidio".

Adrián Krmpotic, en representación de la querella unificada que representa a Patricia Walsh y Carlos Lordkipanidse solicitó hoy que a Sandoval "se lo condene como coautor del delito de genocidio", en el alegato donde afirmó que "existen varios aspectos respecto a la materialidad de los hechos investigados que han sido acreditados".

Por otra parte, Krmpotic también en relación a la prueba sostuvo "que se ha hecho una valoración minuciosa, específica, apuntando a cada uno de los testimonios del debate".

Las otras dos querellas de ese proceso oral y público están representadas por el Centro de Estudio Legales y Sociales (Cels) y de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

La audiencia comenzó pasadas las 10 en el Tribunal Oral Federal (TOF) número 5, integrado por los jueces Fernando Canero, Adriana Palliotti y Daniel Obligado, en tanto, que el Ministerio Público Fiscal es representado por Leonardo Filippini.

En tanto, Sandoval siguió hoy la audiencia desde la unidad número 34 de Campo de Mayo, donde se encuentra detenido.

En el juicio se juzga al expolicía por el secuestro y las torturas padecidas por el joven universitario Hernán Abriata, quien fue visto por testigos en el centro clandestino de detención ilegal que funcionó en la ESMA durante la última dictadura cívico militar.

En el alegato de su defensa, formulado el pasado 9 de noviembre, Sandoval reiteró que nunca estuvo en la ESMA e insistió en el argumento de que no es la persona que secuestró al estudiante de arquitectura y militante de Juventud Universitaria Peronista, Abriata, en octubre de 1976.

"Esperábamos las palabras del imputado en este proceso y nos encontramos, lamentablemente, con la letanía de los cobardes. Sandoval se dedicó a decir ´yo no fui´. No mucho más que eso. El imputado se consideró víctima de una conspiración y se dedicó a atacar los testimonios de las víctimas", señaló el letrado de las querellas.

El abogado dijo también que el detenido "no presentó hipótesis alternativa" e insistió en que "no es quien arribó a la casa de la familia Abriata, cómo habría sucedido que alguien se presentara con su nombre y credencial" de la Policía Federal.

Así se refirió a lo sucedido el día del secuestro del joven, cuando uno de los integrantes del grupo represor mostró al padre de la víctima una credencial, dijo ser de Coordinación Federal y se identificó como Mario Sandoval.

El acusado argumentó que durante la dictadura, en la ESMA todos usaban nombres y credenciales falsas y que había "como seis Sandovales", que los testigos lo describieron de distinta manera, edad, altura, entre otras características.

Pero el abogado de la querella, dijo que hubo a lo largo del debate "testimonios muy precisos en referencia a la autoría concreta de Sandoval en el hecho y descartó las distintas hipótesis vinculadas a la inocencia del acusado.

"Todas las hipótesis alternativas sobre su inocencia las hemos introducido nosotros y ninguna puede explicar que no haya sido él. El Sandoval que se identificó en la casa de Abriata es el que hoy se encuentra acusado", puntualizó Krmpotic.

A su turno, el abogado que también de la querella unificada Ariel Noli, se refirió a la calificación legal de los hechos.

Además, recordó que al momento de la extradición del acusado "se produjo el pedido no solo por el caso de Abriata, sino también por más de 500 hechos por lo que entendemos que el acusado debería responder".

En tanto, el 7 de diciembre próximo está previsto el alegato de la defensa, para luego llegar a la etapa de últimas palabras y veredicto, según el cronograma previsto por el Tribunal.

El expolicía federal fue extraditado desde Francia hace tres años y llegó a juicio procesado por el secuestro y desaparición de Abriata en octubre de 1976.

Sandoval está acusado del secuestro y desaparición de Abriata como parte del grupo de tareas 3.3.2 que funcionó en la ESMA y con el final de la dictadura emigró a Francia, país que le otorgó la ciudadanía y llegó a trabajar como consejero del expresidente Nicolás Sarkozy hasta que se lo identificó y se logró la extradición en 2019. (Télam)