Dos jueces de la Cámara Federal de Casación penal volvieron a reclamar hoy al magistrado Gustavo Hornos que renuncie a la presidencia de ese cuerpo; esta vez por haberse demorado en intervenir ante los mensajes de contenido misógino que Juan Carlos Gemignani, integrante de ese tribunal, envió a sus colegas durante el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El planteo fue formulado por los jueces de Casación Alejandro Slokar y Ángela Ledesma, que ya le habían pedido a Hornos que renunciara a la representación que ejerce sobre sus colegas cuando trascendió que había visitado en al menos seis oportunidades a Mauricio Macri en la Casa Rosada cuando el expresidente ejercía el poder.

“La gravedad de su inacción, que en su mora denota tanto indiferencia como pérdida de imparcialidad en el tratamiento de la cuestión –cual es obligación de todo funcionario público y, por tanto, conlleva responsabilidad del estado argentino- se suma al quebrantamiento de la confianza anteriormente advertido, por lo que nuevamente exhortamos a su responsabilidad para ofrecer su renuncia a la presidencia con la que fuera distinguido”, sostuvieron los magistrados Slokar y Ledesma.

El pedido se formuló tras verificar en la reunión de acuerdo de superintendecia de hoy –que reúne a los presidentes de las salas de Casación con el titular del tribunal- que Hornos no había hecho nada en relación al oficio por el que la semana pasada se le requirió disponga la certificación de las expresiones de Gemignani del pasado 8 de marzo.

“La omisión de proceder en el ámbito institucional a su cargo frente a una crisis de tamaña relevancia, sin que a la fecha se obtenga respuesta de su parte, deja expuesta la eventual responsabilidad del cuerpo, tanto más frente a lo actuado desde el Consejo de la Magistratura y al reclamo de diferentes entidades”, sostuvieron los magistrados.

El acuerdo de superintendencia, del que participan el presidente de la Cámara y los presidentes de cada una de las salas: Daniel Petrone (Sala I), Alejandro Slokar (Sala II), Liliana Catucci (Sala III) y Mariano Borinsky (Sala IV), “desnudó la reacción corporativa de la mayoría de la Cámara Federal de Casación Penal frente al encubrimiento del escándalo que tuvo lugar el pasado 8 de marzo”, indicaron a Télam fuentes judiciales.

El mensaje de Gemignani que había generado repudio de sus propias colegas decía, palabras más palabras menos, "Feliz día para todas!!! Especialmente para las delincuentes!" y mencionaba a la igualdad como un "relato”.

Días pasados, fue la Asociación de Mujeres Jueces de la Argentina (AMJA) la que envió una carta al propio presidente de la Casación Federal, Hornos, para expresar su rechazo al accionar de Gemignani.

“Es expresivo de una manifestación de la violencia psicológica, por cuanto ridiculiza el profundo significado de esa lucha, más aún para las colegas que comparten ese chat", señaló la AMJA, que también advirtió que, “por tratarse de un mensaje violento, dejó de ser un asunto privado para convertirse en un asunto público que merece nuestro enérgico rechazo, sin perjuicio que somos respetuosas de los procedimientos institucionales y de lo que en ellos se decida".

"Gemignani es otro juez de la Cámara Federal de la Casación Penal que ha dado muestras de su anclaje en patrones socioculturales de violencia sistemática hacia las mujeres", habían dicho la semana pasada desde la Colectiva de Mujeres Trabajadoras de los tribunales de Comodoro Py, que cuestionaron episodios del pasado del propio Hornos.

También el Sindicato de Trabajadores Judiciales de la República Argentina (SITRAJU - RA) reclamó al presidente Hornos la intervención en el caso.

El viernes, el presidente del Consejo de la Magistratura, Diego Molea, denunció a Gemignani por "mal desempeño".

A su vez, Molea instruye la denuncia formulada por el designado ministro de Justicia Martín Soria por las reiteradas y prolongadas visitas de Hornos a Mauricio Macri antes del dictado de fallo trascendentes, entre 2016 y 2018.

El juez hizo un descargo en un acuerdo de superintendencia en febrero y reconoció mantener una relación social con Macri y haber discutido cuestiones de política judicial y penitenciaria, un área que no era de la expertise del entonces mandatario. Después de ese reconocimiento, cuatro jueces le hicieron saber su reprobación: Slokar, Ledesma, Carlos Mahiques y Guillermo Yacobucci.

Al constatarse la falta de certificación de las explicaciones -que había originado las protestas de sus colegas-, Slokar y Ledesma le reclamaron la renuncia que hoy reiteraron frente a un nuevo episodio protagonizado por Gemignani. (Télam)