La diputada provincial del bloque Juntos por Jujuy-Frente de Todos, Débora Juárez Orieta, denunció hoy que "las condiciones sanitarias no están garantizadas, sobre todo en el sector educativo", tras conocerse el fallecimiento de un docente por coronavirus, que suma un total de 12 educadores muertos por esa enfermedad desde el inicio de clases en la provincia.

Darío Martínez murió el lunes pasado en la localidad de Abra Pampa y cumplía funciones en la Región Educativa 1, emplazada en plena puna jujeña.

Con el fallecimiento de Martínez, en lo que va del año, ya son 12 los docentes muertos como consecuencia del coronavirus en el territorio que gobierna el radical Gerardo Morales.

"Desgraciadamente escuché el número que va de fallecidos en la provincia y esto no es casual, es producto de una política del Gobierno provincial que va encaminada hacia el descuido de la integridad física y emocional de los docentes y alumnos", señaló la legisladora.

Para Juárez Orieta, las autoridades del Gobierno jujeño, "han estado maquillando y mostrando una realidad educativa que hoy por hoy no existe", y recordó que, incluso, desde antes de la pandemia viene denunciando "el estado en que se encuentran los establecimientos" educativos del distrito.

En ese marco, enumeró problemáticas como "la existencia de instituciones que ni siquiera terminaron de construir, la falta de insumos de bioseguridad y medidas protocolares".

La legisladora recordó que en el año 2020 "el Gobierno de la provincia también mostró un creciente desinterés por la comunidad educativa, entre clase y clase, sin dar el respaldo suficiente a los alumnos en la comunicación y en la conectividad y obligando a los docentes a asistir a las instituciones sin considerar que estábamos ante un rebrote" de coronavirus.

"Este año, la consigna fue volver a clases, pero sin los cuidados necesarios", sostuvo y denunció que "todavía no existe un cronograma de vacunación para los docentes. Y si la hay, son pocos los docentes que están vacunados".

Sobre ese punto, evidenció que "volver a clases sin tener en cuenta al personal educativo con enfermedades preexistentes es poner en peligro sus vidas", al tiempo que cuestionó el funcionamiento de la Comisión de Educación de la Legislatura provincial.

"No hubo ningún tipo de llamado para hablar sobre este problema, y eso es mirar para otro lado", sostuvo.

En ese marco, evaluó que Gobierno de Gerardo Morales "no tiene la capacidad de hacer funcionar un Ministerio de Educación que acompañe y apoye a la comunidad educativa", porque "no existe diálogo y las autoridades no escuchan las necesidades".

"Esto tiene que comenzar a cambiar. Los docentes van a seguir en la lucha y nosotros vamos acompañarlos, porque esta lucha es por preservar sus derechos y por garantizar una forma de trabajo en la que todos tengan una mejor calidad de vida", concluyó. (Télam)