Diputados nacionales del oficialismo y de la oposición sostuvieron hoy fuertes cruces por las restricciones impuestas en Formosa durante la pandemia de coronavirus.

En el marco de la sesión extraordinaria que se desarrolló hoy en la cámara baja, la polémica se inició cuando el diputado del PRO Waldo Wolff, uno de los legisladores que viajó desde Buenos Aires hacia Formosa, aseguró que la comitiva opositora fue objeto en la provincia de “intimidación política y discriminación positiva de casta”.

Le respondió la diputada formoseña del Frente de Todos Graciela Parola, quien rechazó “las acciones y los ataques” por parte de la oposición, a los que consideró “cargados de odio, ofensivas, discriminatorias y falaces, escudadas en su mayoría tras los fueros”.

“No sólo agravian, sino que son una falta de respeto y una ofensa a todo el pueblo formoseño”, dijo Parola, que pidió a la oposición “comenzar por respetar la voluntad popular y no arremeter contra Formosa con ideas preformadas, por lo que escuchan en los medios de Buenos Aires, la letra que le dan sus patrones, o una visita relámpago, armada, direccionada y con un claro fin electoralista”.

Diputados de la oposición, entre ellos Wolff, viajaron a Formosa la semana pasada con el alegado propósito de reunir denuncias sobre supuestos abusos policiales en el marco de las restricciones sanitarias impuestas en el curso de la pandemia.

Antes había viajado el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, quien aseguró que en Formosa "no hubo violaciones sistemáticas a los derechos humanos ni se cometieron delitos de lesa humanidad" ligados a la estrategia sanitaria que siguió la provincia para mitigar el avance del coronavirus en ese distrito.

"Tampoco existen centros clandestinos de detención. Eso debe quedar claro. En el marco de una estrategia epidemiológica que llevó a cabo la provincia pudo haber aciertos y errores y vamos a hacer recomendaciones", señaló Pietragalla en declaraciones a la prensa formuladas en Formosa al término de su misión.

Hoy, en el Parlamento, la diputada de la Coalición Cívica, Monica Frade, se dirigió a los "diputados jóvenes, no a los viejos que ya están corruptos, ya no les importa nada, son insensibles”, tras lo cual cuestionó al gobernador de esa provincia, Gildo Insfrán y al secretario Pietragalla Corti, de quien dijo “tiene que renunciar ya”.

Si bien no estaba en la lista de oradores, el diputado del Frente de Todos, Leopoldo Moreau, pidió la palabra para rechazar las acusaciones de la diputada de la CC, al sostener que “ni siquiera tuvo la valentía de especificar a quién se refería” cuando hablo de los Diputados corruptos" y dijo: "Fue un acto de “antipolítica, de desmedro de la política de dejar a todo el cuerpo sospechado”.

Luego, el diputado oficialista Hugo Yasky, presidente de la comisión de Derechos Humanos, dijo que los opositores “hablan con una soberbia como si realmente representasen los intereses del pueblo argentino. ¡Representan los intereses de una casta dominante!".

"Responsables del lawfare, responsables de ataques coordinados con la CIA para hacer creer que Cristina Kirchner y Evo Morales son simplemente delincuentes comunes”, enfatizó el legislador del Frente de Todos en un enérgico discurso dirigido a los integrantes del interbloque de Juntos por el Cambio .

Finalmente, Yasky afirmó: "Reivindico "a Horacio Pietragalla Corti, reivindico al pueblo de Formosa, reivindico a su gobierno, reivindico al menor número de víctimas de la pandemia, y reivindico a la comisión que lleva cinco veces más de reuniones que las que tuvimos en el último año del macrismo”, concluyó.

(Télam)