El argentino Dani Dayan, presidente de Yad Vashem, el Centro Mundial de Conmemoración del Holocausto ubicado en Israel, confió hoy en ampliar la información sobre víctimas de la Shoá a partir de los convenios que firmará con el Gobierno nacional ya que, dijo, "llegarán los días en que no habrá sobrevivientes y los documentos van a ser los testigos" de ese genocidio.

Dayan dio detalles, en su visita a Buenos Aires para participar del Foro Latinoamericano de Combate al Antisemitismo, sobre los acuerdos que firmará esta semana con el Ministerio del Interior para conocer datos de víctimas argentinas de la Shoá, reveló detalles de su audiencia del mes pasado con el papa Francisco y habló de la invasión rusa a Ucrania.

"Tenemos que saber todo lo que ocurrió. Estamos acercándonos a los días en que no habrá sobrevivientes (del Holocausto) y los documentos van a ser los testigos", dijo el dirigente originario del barrio de Parque Chacabuco que a los 15 años se radicó con sus padres en Israel, en diálogo con medios argentinos, entre ellos Télam, en una pausa de su ajustada agenda.

Dayan llegó al país para participar del Foro Latinoamericano de Combate al Antisemitismo, que comenzó el domingo y concluye este lunes, en coincidencia con un nuevo aniversario del ataque terrorista a la sede de la AMIA.

El dirigente aprovechará su visita para reunirse con el presidente Alberto Fernández y con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Además firmará un convenio con el Ministerio del Interior, que conduce Eduardo "Wado" de Pedro, para concretar la apertura del Archivo General de la Nación en busca de nuevos datos de víctimas del Holocausto que emigraron a la Argentina.

"Fue el asesinato de 6 millones de judíos, pero también fueron seis millones de asesinatos de un judío", repitió en la entrevista y ante todos sus auditorios, para dejar claro que busca individualizar a cada víctima y conocer toda su historia.

"Nunca me olvido de que hubo 6 millones de judíos que no tuvieron el privilegio de estar frente a una cámara y dar testimonio", agregó, y aclaró: "Eso es lo que esperamos encontrar en los archivos".

Dayan explicó entonces que "el primer paso es explorar qué existe", pero aseguró que "cada vez que se investiga un nuevo archivo siempre salen cosas nuevas".

También firmará un convenio con el ministro de Educación, Jaime Perczyk, para profundizar el plan de capacitación sobre el Holocausto a docentes de todo el país.

En este punto, reveló que está "muy contento" porque se abrirán por primera vez para Yad Vashem los archivos del Vaticano de aquellos años, y contó que mantuvo una audiencia "muy inspiradora" con el papa Francisco para acordar el tema.

Entre anécdotas sobre como ambos le dijeron al sorprendido traductor que se fuera y elogios al sentido del humor del Papa, contó que el Sumo Pontífice le aseguró que se trataba de "un acto de justicia" la apertura de los archivos y destacó una frase: "La Iglesia no le tiene miedo a la verdad".

También remarcó ante los medios argentinos que Yad Vashem, el Centro Mundial de Conmemoración del Holocausto (que él preside desde 2021, luego de desempeñarse como cónsul en Nueva York) abrirá el año próximo un nuevo museo dedicado a reflejar la vida judía que existía en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial, porque "la Shoá borró de la faz de la tierra miles y miles de comunidades judías", y esa es la historia que buscarán contar.

Habló de la postura de su país y la suya personal ante la invasión rusa a Ucrania. "Tanto unos como otros metieron al Holocausto en la guerra de propaganda y condenamos a los dos por eso", señaló.

También explicó que su país condenó "lo que parecen ser crímenes de guerra que está llevando a cabo la Federación Rusa en Ucrania".

Y explicó la cercanía de la comunidad judía con suelo ucraniano: "Cuando las escenas del crimen con Kiev y Lvov, no te podes quedar callado, porque son los mismos lugares de nuestro crimen", se emocionó.

Sostuvo que "Israel era uno de los países mejor posicionados para mediar" y consideró que "si uno tiene la posibilidad de salvar vidas civiles en la guerra, debe hacerlo". (Télam)