El diputado nacional Rodolfo Tailhade (Frente de Todos) pidió hoy investigar cuántos casos de muertes infantiles se registraron a raíz de la denuncia penal impulsada por la legisladora del PRO Graciela Ocaña, que interrumpió la continuidad del Programa Qunita.

"La muerte y el dolor no pueden no tener costo. Me parece muy importante conocer el total de bebés fallecidos que provocó @gracielaocaña con su infame denuncia contra el Plan Qunita", aseguró Tailhade en su cuenta de Twitter.

El diputado recordó que el programa impulsado por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2015 incluía la entrega de un kit con ropa y elementos necesarios para el bebe y su mama, pero, además, "venía a tratar de bajar los índices de muertes súbitas del lactante".

En el marco de la causa iniciada por Ocaña, el 29 de junio pasado la fiscal del caso, Gabriela Baigún, consideró que a lo largo de la investigación no se logró constatar que los acusados hayan incurrido en los delitos de fraude a la administración pública, ni el de abuso de autoridad, en el caso de los exfuncionarios investigados.

El expediente de la causa del Plan Qunita fue instruido por el fallecido juez federal Claudio Bonadio, quien en su momento procesó al exjefe de Gabinete Aníbal Fernández y al exministro de Salud de la Nación y actual titular de esa cartera en la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, y su actual viceministro, Nicolás Kreplak, entre otros.

Ahora y a través de la iniciativa, el diputado del FDT pidió que el Poder Ejecutivo, a través organismos pertinentes, informe a la Cámara de Diputados una serie de datos desde el periodo donde se vio interrumpido el Programa Qunita por la denuncia penal generada por Ocaña.

En ese sentido, Tailhade requirió que se informe sobre "los casos registrados de muertes infantiles causadas por la práctica de colecho, así como los casos registrados de complicaciones médicas graves o leves por la práctica de colecho y los asociados a bronquiolitis registradas por el SINAVE de los últimos cinco inviernos.

Según el diputado nacional, "quedó demostrado que desde un comienzo hubo una voluntad política por parte de un sector conservador en contra del Programa Quinitas, que lo único que hizo fue desprestigiar el mismo a través de las vías judiciales y mediáticas".

En los fundamentos, Tailhade sostuvo que "los funcionarios que fueron falsamente acusados podrán ser sobreseídos e incluso iniciar juicios a Graciela Ocaña".

Se preguntó además si la diputada del PRO, impulsora de la denuncia que llevó a suspender el Plan, "es completamente consciente del inmenso daño causado a miles de niños y niñas que podrían haber sido beneficiarias de este kit?".

Al fundamentar su planteo, el diputado nacional pidió que se conozca "de manera concreta el daño producido por acusaciones falsas contra una política pública que tenía objetivos sumamente nobles". (Télam)