El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria, resaltó hoy la incorporación de una línea exclusiva de mensajería por WhatsApp como “canal de acceso adaptado a los usos y prácticas de niñas, niños y adolescentes que permitió ampliar la capacidad de respuesta del programa ‘Las víctimas contra las violencias’”.

Al conmemorarse hoy el Día de Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres, Soria analizó las nuevas tecnologías implementadas en el programa "Las Víctimas Contra las Violencias" junto a su coordinadora, Eva Giberti, que tiene a su cargo la línea 137, la cual brinda asistencia a las víctimas de violencia familiar y sexual.

“La pandemia (de coronavirus) generó nuevos desafíos, pero tenemos un Estado presente que supo estar a la altura de las circunstancias. Nuestro Gobierno logró fortalecer la capacidad de respuesta de este Programa tan importante para asistir y acompañar a las víctimas de violencias tan graves como las familiares y las sexuales”, señaló el ministro a través de un comunicado difundido por la cartera que encabeza.

En ese sentido, el funcionario remarcó: "Salimos de la pandemia con más y mejores herramientas que las que teníamos antes. Sin embargo, el aumento de consultas da cuenta de una problemática consolidada, por lo que vamos a seguir reforzando la presencia del Estado para estar cerca de las víctimas y para prevenir este tipo de situaciones”.

Las consultas realizadas por niñas, niños y adolescentes que sufrieron violencia sexual creció alrededor del 200 por ciento entre 2017 y 2021, según se consignó desde la cartera de Justicia y Derechos Humanos.

Entre los meses de octubre de 2020 y septiembre de 2021, las consultas recibidas por el Programa a través de la Línea Nacional 137 y la línea de WhatsApp fueron 15.118, referidas a un total de 20.520 víctimas,(ya que pueden existir más de una víctima por consulta), de las cuales 9.989 fueron niños, niñas y adolescentes, indicaron.

Click to enlarge
A fallback.

Al respecto, Giberti destacó el “considerable crecimiento de consultas” a través de la línea de WhatsApp del Programa, implementada en marzo de 2020, para que las víctimas que no tuvieran la posibilidad de realizar una consulta en forma oral pudieran comunicarse fácilmente mediante mensajes escritos durante la pandemia de coronavirus.

"Hubo una notable cantidad de niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia familiar o sexual que, gracias a ese nuevo medio de contacto, pudieron comunicarse en forma directa con el Programa. Así se logró identificar nuevos casos de violencia y mejorar la capacidad de respuesta estatal", explicó la funcionaria.

El Programa, que funciona en la órbita del Ministerio, fue creado en 2006 y es coordinado desde ese momento por Giberti.

A través de su equipo de profesionales especializados, se brinda contención, asesoramiento y asistencia a víctimas de violencia familiar y sexual en situaciones de urgencia. Además, se especializan en la atención a niñas, niños y adolescentes que sufren situaciones de grooming, abuso sexual y explotación comercial.

El Programa recibe las consultas a través de cuatro canales posibles de comunicación: Línea telefónica 137; Línea de WhatsApp (1131331000); Página web institucional (https://www.argentina.gob.ar/justicia/violencia-familiar-sexual/formulariode-consulta-grooming); y correo electrónico institucional (vicontravio@jus.gob.ar).

Las líneas 137 y 1131331000 son gratuitas, tienen alcance nacional y funcionan durante las 24 horas los 365 días del año. Son atendidas por psicólogos y trabajadores sociales entrenados en perspectiva de género y derechos humanos, quienes brindan atención, contención, orientación y seguimiento profesional a víctimas de violencia familiar y/o sexual.

Los profesionales que atienden la línea cuentan, además, con el apoyo de un equipo jurídico especializado que se ocupa de responder dudas legales y orientar sobre las acciones más apropiadas posibles a llevar adelante en cada caso, a la vez que articulan con los recursos locales de seguridad y asistencia en caso de ser necesario. (Télam)