Sólo cinco de 42 bonaerenses que regresaron del país después del 1° de julio incumplieron con la medida de aislamiento obligatorio dispuesto en hoteles, que busca retrasar el ingreso de la variante Delta de coronavirus al país.

Así lo precisaron hoy el gobernador Axel Kicillof; el jefe de gabinete, Carlos Bianco; y el ministro de Salud, Daniel Gollan, durante una conferencia de prensa que encabezaron en la sede de la gobernación, en La Plata.

"La variante Delta es de una capacidad de contagio mucho mayor a la que hasta ahora conocimos. Tenemos que demorar a toda costa su ingreso. El que no lo entiende, pone en peligro a todos", analizó el gobernador Kicillof.

El mandatario provincial consideró que "los que incumplen normativas de aislamiento ponen en peligro a toda la población".

Luego contó que los 15 casos detectados de viajeros con la variante delta, 10 de ellos "entraron con PCR negativo hecho 72 horas antes y también en Ezeiza", de lo que dedujo que "si no se hubieran aislado, hubiesen contagiado".

"Hay que tener mucho ojo puesto en esto. Es un tema delicado. Hay que evitar la circulación comunitaria porque después no se puede controlar", razonó el Gobernador e indicó que su administración prefiere ser "antipática" a ser "irresponsable y después tener que lamentar las consecuencias".

Así, planteó que aplicarán "las multas y penalidades que correspondan a quienes incumplan" porque la violación a esas normas constituyen "un atentado a la salud pública".

"La realidad es que hay que tomar medidas de cuidado. El resto, es campaña política, sembrar odio e indignación", cerró.

En ese contexto, Bianco especificó que desde el 1° de julio salieron del país 4.548 bonaerenses, de los cuales ya regresaron 42 volvieron.

Contó que en los controles que realizan las autoridades, se detectó que 37 cumplieron con el aislamiento y cinco no lo hicieron, "a pesa de haber firmado una declaración jurada en la que se comprometieron a permanecer cuatro días en un hotel".

La provincia cuenta con 99 hoteles en 35 municipios habilitados para que las personas que llegan del exterior hagan el aislamiento, con un total de 10 mil plazas.

"Vamos a hacer la denuncia penal y aplicar las multas de hasta 4,3 millones de pesos porque en la provincia de Buenos Aires no hay lugar para la anarquía", expuso y reiteró que el propósito de la medida de cuidado busca "evitar o retrasar la llegada a nuestras provincia la variante delta".

"Se dijo que era una medida abusiva o restrictiva, pero es una medida de cuidado", finalizó.

En ese sentido, Gollan rechazó que la decisión busque "restringir la liberad de los que vuelven" del exterior y aseveró que "busca cuidar a los 45 millones que están acá".

Graficó que "en Australia decidieron que quien regresa de la India puede ser sujeto cinco años de presión y acá nos tildan de autoritarios por decidir un aislamiento de siete días".

Posteriormente, señaló que "en Gran Bretaña entraron entre 500 y 1.000 personas de la India con la variante delta y hubo una explosión: pasaron de 1.500 casos diarios a 30 mil" por lo que añadió: "sólo pedimos que se queden cuatro días en hoteles para no contagiar".

Las actuaciones de la provincia tienen el objetivo de evitar la propagación de las variantes más infecciosas y que aún no tienen circulación en la Argentina, como el caso de la Delta.

Según marcan la Resolución 192 de Jefatura de Gabinete y del Ministerio de Salud bonaerense dispuso que los bonaerenses que viajen al exterior desde el 1° de julio deberán hacer a su regreso un aislamiento obligatorio durante cuatro días en un hotel, con costo a cargo del turista y, luego, completar el período de siete días en su domicilio.

Las personas que arriben al país desde el exterior que no cumplan el aislamiento serán pasibles de las sanciones previstas en el Decreto Ley N° 8841/77, conforme el procedimiento establecido en los Decretos N° 3707/98 y N° 1/21", lo que implica multas de hasta $4.300.000.

Desde el Poder Ejecutivo se precisó que se fiscalizará el cumplimiento del aislamiento y, en caso de detectar violaciones a la norma, se labrará un acta y se realizarán dos denuncias: una penal por atentado contra la salud pública; y otra ante un Juzgado de Paz por infracción a la normativa provincial. (Télam)