El canciller Felipe Solá rechazó hoy declaraciones del exministro de Relaciones Exteriores de la gestión Cambiemos, Jorge Faurie, quien vinculó la presencia del submarino nuclear Greeneville en el Atlántico Sur con la visita -que no se concretó- del barco guardacostas estadounidense Stone al país.

"Nos quieren inventar un conflicto con Estados Unidos que no existe", subrayó Solá, quien por otra parte acusó a la administración de Mauricio Macri de haber tenido "una actitud de sumisión".

"No hay tensión con el gobierno de los Estados Unidos. Nos quieren inventar un conflicto que no existe", aseguró Solá en diálogo con Radio Nacional.

Se refirió así a declaraciones a la prensa de Faurie, su antecesor, quien opinó que en el caso de la presencia del submarino nuclear de EEUU en aguas del Atlántico Sur "no deberíamos desconectarlo del patrullero norteamericano USCGC Stone que no pudo realizar la actividad prevista en aguas argentinas".

Solá, en respuesta, relató las alternativas de una posible visita del barco guardacostas estadounidense Stone, que finalmente no se produjo debido a cuestiones de logística.

"De ninguna manera rechazamos el Stone, sino que dijimos que no podía hacer maniobras de inspección un barco artillado, un barco de guerra, porque la Constitución dice que debe requerir el permiso del Congreso para ingresar en aguas argentinas", aclaró.

Y agregó: "No teníamos ese permiso ni había tiempo. La ley hace una excepción que es una visita de tipo protocolar, y en ese caso sí puede ingresar sin que el Congreso lo apruebe."

"Les dijimos que podían entrar a Mar del Plata en esas condiciones, pero recordamos que hay normas específicas por el Covid; es decir, que no podían bajar a tierra, ni tampoco podía subir la gente de nuestra Prefectura a saludarlos. Esa fue la carta que la ministra de Seguridad (por Sabina Frederic), en nombre de la Prefectura, escribió después de consultar a la Cancillería y a Defensa. No hubo ninguna intención de parar a nadie", remarcó el canciller.

Y luego añadió: "el Almirante en Jefe de la Prefectura americana acaba de decir, hace 36 horas, que no tenían ningún problema político, sino logístico para ingresar a Mar del Plata".

Además, Solá dijo que las expresiones del exministro de Relaciones Exteriores (por Faurie) se realizaron "en nombre de Cambiemos y siendo coherentes con la política de sumisión permanente", tras lo cual lo acusó de "mala fe" y de tener "mala memoria".

"Querer asustarnos, como pretende el señor Faurie, diciéndonos que como no entró un guardacosta, que es un barco pequeño, entonces se mandó un submarino nuclear, es pensar que nosotros tenemos que tener siempre miedo y estar de rodillas", subrayó al referirse a los dichos de su antecesor.

"Es lo que hizo durante cuatro años el gobierno de Macri. No por miedo, sino por vocación de sumisión", apuntó.

"Nosotros no desmalvinizamos, como el gobierno de Macri, con tal de hacer seguidismo", completó el funcionario.

Al ser consultado sobre la publicación surgida de la cuenta oficial de Twitter del Commander Submarine Force Atlantic (área de las Fuerzas Armadas de EEUU que se corresponde con la fuerza submarina de la flota del Atlántico de ese país), el ministro replicó: "Respondimos desde la Cancillería, en consulta con el Ministerio de Defensa, y obviamente, con el presidente Alberto Fernández, con un comunicado en el que señalamos algunas cuestiones que nos preocupan mucho".

Eso implicó marcar que la Asamblea General de Naciones Unidas declaró Zona de Paz y Cooperación al Atlántico Sur y que exhortó a todos los Estados que tengan importancia militar a que respeten escrupulosamente esa región, según explicó el canciller.

"No es la primera vez que Argentina marca esto, porque hay una poderosa base militar británica en las Islas Malvinas, que se ha hecho con la excusa del problema con nuestro país", afirmó Solá, quien remarcó que hace 39 años de la Guerra de Malvinas y, desde entonces, "nunca hemos tenido una actitud de hostilidad bélica ni nada que se le parezca".

Por último, aclaró: "No hay tensión con el gobierno de los Estados Unidos. Nos quieren inventar un conflicto que no existe. Hubiéramos tenido la misma actitud que con el buque Stone con una nave de cualquier tipo de bandera que hubiera pedido el ingreso". (Télam)