El canciller Felipe Solá destacó hoy la “conciencia estratégica” y la “visión de futuro” de Argentina y Brasil cuando en 1991 acordaron crear la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (Abacc), un organismo que amplió la "confianza mutua" y el "compromiso inquebrantable con la paz y la seguridad”.

“Esta agencia es un modelo mundial y una responsabilidad enorme; estamos orgullosos de ella”, manifestó Solá al hablar en el acto conmemorativo del 30 aniversario de la creación de la Abacc, realizado en la ciudad brasileña de Río de Janeiro.

El organismo binacional se constituyó mediante el acuerdo bilateral firmado entre Argentina y Brasil el 18 de julio de 1991 para garantizar que todos los materiales e instalaciones nucleares existentes en los territorios brasileño y argentino serían usados exclusivamente con fines pacíficos.

“En 1991 hubo muchos factores determinantes: decisión política -que da lugar a los hechos que mejoran la vida de nuestros pueblos-; conciencia estratégica, visión de futuro y la palabra más difícil: confianza”, señaló el canciller argentino.

Solá destacó sobre todo la confianza en la decisión de crear la Abacc: "Sabemos que para cualquier hombre de Estado o político la confianza es la clave, con la desconfianza no se construye nunca nada, no se crece”, remarcó.

“Los que tuvieron la confianza veían el futuro juntos, veían el potencial de unirse, lo que significaba la unidad argentino-brasileña después de los recelos, los problemas fronterizos, las desconfianzas entre las dos fuerzas militares, y todo eso fue reemplazado por una visión mucho más humanística, y mucho más inteligente”, sostuvo.

Por su parte, el canciller brasileño, Carlos Alberto Franco França, subrayó “el valor político de la Abacc en términos de creación de confianza mutua", aseguró que es "una realidad tangible” y evaluó que el modelo “puede servir de inspiración para otros países”.

“Celebramos las ideas innovadoras que permitieron que se superen las desconfianzas mutuas en el campo nuclear “, manifestó, y dijo que el acuerdo “va más allá de los acuerdos normales de salvaguardas aplicadas en cada estado”.

El canciller encabezó la delegación integrada por el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina, Roberto Salvarezza, el jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves, el presidente del Directorio de la Autoridad Regulatoria Nuclear, Agustín Arbor, y la directora de Seguridad Internacional, Asuntos Nucleares y Espaciales de la Cancillería, Gabriela Martinic.

Asistieron al acto el embajador argentino en Brasilia, Daniel Scioli, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (Oiea), Rafael Mariano Grossi, argentino y primer latinoamericano al frente de ese organismo; y el cónsul general en Río de Janeiro, Claudio Gutiérrez.

(Télam)