El canciller Felipe Solá cuestionó hoy el documento emitido por el PRO luego de que el Gobierno de Chile anunciara su intención de ampliar su plataforma continental más allá de los límites fijados entre ambos países, al afirmar que "reniegan" de los derechos de la Argentina, "dejando de lado los intereses de la patria".

El titular del Palacio San Martín rechazó, a través de un posteo en la red social Twitter, un documento del PRO donde se instaba a ambas naciones "a mantener conversaciones para superar la situación".

"El PRO ha puesto en un plano de igualdad el reconocimiento de la ONU de los derechos argentinos sobre el mar austral con una decisión unilateral expresada en un decreto presidencial de Chile", indicó el Canciller.

"Reniegan de nuestros derechos dejando de lado los intereses de la Patria. Sin palabras", concluyó Solá.

Un comunicado de la Secretaría de Relaciones Internacionales del PRO, firmado ayer por la titular del partido, Patricia Bullrich, y por el secretario de Relaciones Internacionales, Fulvio Pompeo, pedía que ambas naciones "se reúnan e inicien un diálogo que permita zanjar las diferencias hoy existentes".

El Gobierno de Chile publicó la semana pasada en el Diario Oficial de ese país una decisión relativa a espacios marítimos en la cual pretende proyectar la plataforma continental al Este del meridiano 67º 16´ 0, "lo cual claramente no condice con el Tratado de Paz y Amistad celebrado por ambos países en 1984", señaló el pasado sábado la Cancillería argentina tras tomar conocimiento de esta publicación.

"El PRO ha puesto en un plano de igualdad el reconocimiento de la ONU de los derechos argentinos sobre el mar austral con una decisión unilateral expresada en un decreto presidencial de Chile"

En ese sentido, el Palacio San Martín recordó que "el límite exterior de la plataforma continental argentina en esta zona se refleja en la Ley Nacional 27.557, aprobada el 4 de agosto de 2020 por unanimidad en ambas Cámaras del Congreso de la Nación y promulgada por el Poder Ejecutivo el 24 de agosto de ese mismo año".

"Dicha ley no hace sino recoger en una norma interna la presentación oportunamente efectuada por el Gobierno argentino sobre dicha zona ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLPC)", se indicó desde el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

En tanto, la decisión de Chile tuvo hoy repercusión en el Congreso nacional, cuando el presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Adolfo Rodríguez Saá, presentó un proyecto de declaración para que la Cámara rechace el decreto del presidente chileno Sebastián Piñera.

En la iniciativa se expresa el "más formal y expreso rechazo al decreto supremo 95, emanado del Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno chileno", mediante el cual ese país "de modo arbitrario, inconsulto y violatorio de los tratados internacionales vigentes, se atribuye ilegítimas facultades para proyectar la plataforma submarina continental" chilena "al Este del meridiano 67º 16' 0".

"Esta medida constituye, en los hechos, una apropiación tan indebida como ilegítima, no sólo de una parte de la plataforma continental perteneciente a la Argentina, sino también de una extensa área de los fondos marinos y oceánicos que forman parte del Patrimonio Común de la Humanidad así dispuesto en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar", sostiene el texto.

La declaración ahora deberá ser analizada en la comisión de Relaciones Exteriores y por el pleno del Senado en caso de recibir dictamen favorable.

Por su parte, el vicepresidente del Parlamento del Mercosur (Parlasur), el argentino Oscar Laborde, consideró hoy que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, "juega con fuego" al reivindicar para su país una zona de la plataforma marítima en el Atlántico Sur que forma parte de la Argentina y no respetar el Acuerdo de Paz y Amistad que ambos países firmaron en 1984.

"Piñera juega con fuego, porque recordemos que el conflicto en esa zona casi nos lleva a una guerra en 1984. Hay un acuerdo para esa plataforma marítima desde ese año en general, que fue precisado en dos ocasiones en Naciones Unidas y que definía claramente que el área es de Argentina", afirmó Laborde en diálogo con radio Del Plata.

En esa línea, el parlamentario apuntó que "ese acuerdo corta en el Cabo de Hornos, en una línea hacia la Antártida, y eso fue modificado ahora en Chile, sorpresivamente por decreto, ni siquiera por una ley del Congreso de ese país, y eso ocasionó una reivindicación de Chile sobre un área que estaba totalmente definida que era de Argentina".

Para el legislador del Parlasur, "como al presidente Piñera le va mal políticamente, esta acción hay que explicarla desde ahí, porque no tiene otro fundamento, porque geográficamente nada se modificó, y no hubo nada que ameritara corregir el acuerdo".

De ese modo, explicó que "de 16 gobernaciones, Piñera perdió en 15, y en la interna de su partido ganó un candidato que no es de su línea", y estimó que "ahora pretenderá ponerse en el centro de la escena haciendo algo que en general tiene repercusiones en la derecha chilena, que es pegarle y pelearse con los argentinos".

El presidente Piñera insistió el sábado último en que su país tiene "derechos soberanos" sobre la llamada medialuna de más de 5 mil km cuadrados que Argentina incluye en su plataforma.

Piñera señaló que "lo que Chile está haciendo es ejercer su derecho y declarar su plataforma continental".

Esa declaración ocurrió luego de que el Gobierno argentino rechazara esa postura al argumentar que "pretende apropiarse de una parte de la plataforma continental argentina y de una extensa área de los fondos marinos y oceánicos, espacio marítimo que forma parte del Patrimonio Común de la Humanidad de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar".

En tanto, desde el Parlamento chileno, el presidente de la Cámara de Diputados, el oficialista Diego Paulsen, respaldó la postura del Gobierno de Piñera respecto a la controversia generada por la pretensión de ese país de avanzar sobre la plataforma continental perteneciente a la Argentina

En una entrevista con Radio Universo, Paulsen sostuvo que el país trasandino tiene una "postura única respecto a las aspiraciones chilenas de la plataforma continental y que nosotros vamos a hacer valer, tal como hicimos este fin de semana, cuando se promulgó".

Respecto al crecimiento de las tensiones diplomáticas entre la Argentina y Chile, el diputado aseguró que "esto no tendría por qué escalar, somos dos naciones con una historia bastante reciente de hermandad, creo que hemos logrado solucionar problemas con Argentina sin llegar a temas judiciales, y espero que el diálogo político prime". (Télam)