Con boleta única y padrón georeferenciado para evitar aglomeraciones, más de 130.000 habitantes de la ciudad cordobesa de Río Cuarto concurrirán mañana a las urnas para renovar sus autoridades municipales, elecciones que ya habían sido pospuestas en dos oportunidades por la pandemia de coronavirus.

Será la primera jornada electoral que se efectuará en el marco de la pandemia, en una localidad con una gran población, y con casi 9.200 casos positivos registrados desde el inicio de la propagación del virus.

Un total de 136.001 ciudadanos, que incluyen a 331 extranjeros, están habilitados para votar en 49 establecimientos y 463 mesas.

Río Cuarto es una de las 24 capitales alternas de país, modelo en el cual se inspiró el Gobierno nacional para promover el proyecto de descentralización de la administración pública nacional para crear las nuevas capitales nacionales.

Si bien días pasados se realizaron comicios para elegir intendente en la localidad de Morrison, y el 13 de diciembre ocurrirá lo mismo en la población de Despeñaderos, son procesos excepcionales porque fallecieron los intendentes electos el año pasado en ciudades de pocos habitantes.

La campaña electoral en Río Cuarto estuvo condicionada por los protocolos sanitarios que prohibían aglomeraciones en espacios públicos, por lo que la estrategia para captar votos se desplegó por las redes sociales, con reuniones virtuales, folletería y publicaciones en medios de comunicaciones.

El secretario de la Junta Electoral, Fernando Pérez, detalló a Télam que para la concurrencia a votar se utilizará un 'padrón georeferenciado' "para permitir que el elector pueda votar en el establecimiento más próximo a su domicilio" registrado oficialmente.

Asimismo resaltó que "el protocolo sanitario está aprobado" por el Centro de Operaciones de Emergencia (COE), el cual "contempla distintas medidas de sanitización de los establecimiento de votación, con elementos de bioseguridad", y que no se tomará la temperatura a los electores.

Además habrá elementos de bioseguridad para el personal a cargo del proceso eleccionario, como máscaras de acetato, barbijos, lavandina, alcohol líquido y en gel, entre otros elementos, además colaborarán personas ('facilitadores') para controlar el cumplimiento del distanciamiento social.

Con ocho listas oficializadas, el intendente peronista Juan Manuel Llamosas, por el espacio de Hacemos por Córdoba que tiene como líder al gobernador Juan Schiaretti, va por su segundo mandato y tiene como principal adversario al radical, Gabriel Abrile, por la alianza Juntos por Río Cuarto (UCR, PRO, Frente Cívico y Coalición Cívica), que a nivel nacional se referencia en Juntos por el Cambio.

Las otras seis listas promueven para intendente a Eduardo Scoppa (Riocuartenses por la Ciudad); Pablo Carrizo (Frente Política Abierta); Guadalupe Fantín (Frente de Izquierda); Lucía de Carlos (Respeto); Mario Lamberghini (Partido Libertario) y Marcelo Ljubich (Ucedé).

La fecha inicial para el proceso eleccionario fue el 29 de marzo, que debió posponerse para el 27 de septiembre por la pandemia del coronavirus, que por el mismo motivo no se pudo realizar y definitivamente se concretará mañana.

Además de intendente, en esa ciudad del departamento Río Cuarto del sur provincial y distante a unos 216 kilómetros de la capital de Córdoba, también se elegirá a 19 concejales y tres tribunos de cuentas, en tanto paralelamente, con una boleta aparte, se realizará un 'referendum popular' para la reforma de la Carta Orgánica Municipal.

Para la elección de cargos municipales se utilizará la Boleta Única de Sufragio (BUS), en la que se tilda con una lapicera el candidato de preferencia, mientras que para el referéndum se usará una boleta adicional separada. (Télam)