El secretario general de la Unión Ferroviaria (UF) y de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), Sergio Sasia, dijo hoy que no se puede negar "el impacto positivo" del aumento del piso salarial para la aplicación del Impuesto a las Ganancias, pero también sostuvo que la medida "solo compensa el adelantamiento de las paritarias" y que el gravamen debería "derogarse".

"No podemos negar que esta medida tiene un impacto positivo sobre los ingresos de aproximadamente 1.250.000 trabajadores y trabajadoras asalariadas, así como de jubilados y jubiladas", expresó el dirigente gremial en un comunicado.

De todas maneras, Sasia advirtió que el efecto positivo "puede desaparecer tan pronto como la inflación se lo devore", y que por eso, la actualización "solo compensa, en parte, el necesario adelantamiento de las paritarias".

El ministro de Economía, Martín Guzmán, acompañado por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el cosecretario de la CGT, Héctor Daer, anunció el viernes pasado el nuevo piso del Impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría, que alcanza a los salarios de los trabajadores en relación de dependencia.

De esa manera, se determinó que a partir de junio pase a $280.792 mensuales, un 24,3% más que los $225.937 que rigen en la actualidad.

"Con esta nueva base imponible, el universo de trabajadores y trabajadoras activos y pasivos alcanzados representa aproximadamente el 10% del total de mayores ingresos", explicó Sasia.

Sin embargo, para el dirigente este gravamen "debe ser directamente derogado", mientras que la "cuestión del impacto fiscal", tiene que dar lugar a "otro debate".

"Nosotros insistimos que el impuesto a las ganancias, esta cuarta categoría que afecta salarios y jubilaciones, es un tributo injusto. El salario no es ganancia", insistió.

A la vez, explicó que "las jubilaciones" tampoco lo son ya que se trata de "derechos de quienes reciben una retribución por su trabajo en la actualidad", o que en todo caso, "de quienes lo hicieron a lo largo de la vida" y "gozan de una jubilación por todos sus años de aporte".

El dirigente indicó que en este contexto "se impone la universalización de los salarios familiares", ya que hoy en día, solamente "lo cobran poco más de dos millones de beneficiarios".

"Hay más de seis millones de trabajadores y trabajadores registradas que deberían quedar alcanzadas", analizó sobre la propuesta.

También explicó que la universalización del salario familiar "podría compensar en parte la pérdida del poder adquisitivo del salario", y que además, serviría para "generar mayor demanda agregada en la economía por vía del consumo". Añadió que las medidas que están impulsando desde su sector "tratan de mejoras coyunturales" y advirtió que "necesitamos un programa que apunte a reducir la inflación estructural".

"Un programa que apuntale el desarrollo económico y social distribuyendo las cargas de manera cada vez más equitativa", completó. (Télam)