El Gobierno de Santa Fe dio marcha atrás en la designación de José Bernhardt como nuevo director del Servicio Penitenciario luego de que distintas organizaciones sociales criticaran el arribo del exfuncionario a la administración provincial por sus vínculos con la última dictadura cívico-militar, informaron fuentes oficiales.

Bernhardt era el hombre apuntado por el gobernador Omar Perotti para estar al frente del Servicio Penitenciario de Santa Fe y su asunción estaba prevista para esta semana pero finalmente fue cancelada, luego de que varias entidades repudiaran su designación.

En ese sentido, organismos de derechos humanos e incluso parte del Frente de Todos manifestaron su desacuerdo con el eventual nombramiento.

Bernhardt, quien actualmente se encarga de la seguridad de un country privado, está acusado de formar parte del Batallón de Inteligencia 601 del Ejército, que entre 1976 y 1983 realizó tareas de represión ilegal y entre cuyos exintegrantes hay varios condenados por crímenes de lesa humanidad.

A partir de allí los manifestantes reclamaron al Gobierno santafesino que retrocediera en su decisión, por lo que hoy se conoció la medida de buscar un nuevo ocupante para el cargo.

En tanto, aún se desconoce si la decisión fue tomada por el propio Bernhardt o por la gestión provincial que encabeza Perotti, por lo que se esperan novedades sobre el asunto que actualmente se maneja puertas adentro.

Entre los manifestantes que se opusieron en las redes sociales al posible arribo de Bernhardt, se encuentra el senador nacional Marcelo Lewandowski (FdT), quien en las últimas elecciones legislativas integró la fórmula junto al propio Perotti.

Desde su cuenta de Twitter, Lewandowski manifestó su acompañamiento al "repudio de los organismos de Derechos Humanos a la designación de José Bernhardt como director del Servicio Penitenciario de la provincia", y en ese sentido remarcó: "El compromiso por la Memoria, Verdad y Justicia es irrenunciable".

Bernhardt, pese a su trayectoria, ya tuvo responsabilidades en la política de seguridad: estuvo en el gabinete de Seguridad de Santa Fe durante los mandatos de los exgobernadores peronistas Carlos Reutemann y Jorge Obeid.

Ahora resta saber quién estará al frente del Servicio Penitenciario de la provincia, área en la que el gobierno de Perotti prometió trabajar fuertemente, a raíz de las investigaciones abiertas a distintos jefes de bandas narcotraficantes, que pese a estar encarcelados ordenan crímenes desde los centros de detención.

El caso más resonante fue cuando se inspeccionó en el penal de Marcos Paz la celda que ocupa el líder de Los Monos, Ariel "Guille" Cantero.

En aquella oportunidad, la Justicia encontró un teléfono a disposición del jefe narco, quien lo utilizaba para comunicarse con sus contactos y, entre otras cosas, ordenar distintos delitos, según se reconstruyó. (Télam)