El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, aseguró hoy que los veteranos de guerra y los caídos en combate representan "el testimonio vivo de la legitimidad" del reclamo argentino sobre las Islas Malvinas, al entregar las medallas acuñadas en el país por el 40º aniversario de la gesta del Atlántico Sur.

"A 40 años de aquellos días, el paso firme de los veteranos de guerra de Malvinas debe saludarse de pie y con un aplauso cerrado, ese que reservamos solo a los héroes, porque esos hombres que perdieron un día la ilusión de su juventud atrás de un fusil representan el testimonio vivo de la legitimidad de nuestro reclamo", expresó Sáenz.

El mandatario salteño encabezó en la sede gubernamental de la provincia el acto de entrega de medallas conmemorativas acuñadas por la Casa de Moneda y de diplomas de reconocimiento del Gobierno de Salta a los veteranos de la Guerra de Malvinas y a los familiares de caídos en combate.

De esta manera fueron distinguidos 689 salteños, de los cuales 34 son caídos en combate y 655 son veteranos de guerra.

"Es el reconocimiento de todo un país a cada uno de ustedes por lo que han dado y han dejado en las islas", dijo, tras lo que agregó que "desde este terruño de Güemes, que se precia por ser tierra de valientes, salieron los salteños a sumarse a una empresa de gigantes: Devolver al dominio originario de la Nación Argentina las tierras y los mares arrebatados injustamente al legado nacional por una potencia colonial".

Luego, recordó que Salta "ofrendó a 34 de sus hijos en el altar del patriotismo y de los valores más sagrados que un ser humano puede ofrendar", y sostuvo que "ellos quedaron allí, testigos y custodios de nuestra islas y mares".

"Las Malvinas son, fueron y serán siempre argentinas", sostuvo Sáenz, quien acotó que esto, "para los argentinos de las clases 1962 y 1963 continúa siendo hoy, cuatro décadas después, una materia pendiente" y "un dolor que agita la impotencia de haber perdido esa batalla, de haber dejado compañeros o familiares en el Atlántico Sur".

A la vez, Sáenz consideró que para ellos Malvinas "significa el envidiable orgullo de haber peleado dignamente, un privilegio solo reservado para los valientes", y dijo que es "una causa grabada a fuego en el corazón y en el alma, que únicamente se extinguirá con la vida misma".

Resaltó que para los veteranos y familiares de caídos la batalla no finalizó el 14 de junio de 1982, ya que "son centenares de muertos los que se cobró la posguerra ante tanta injusticia e iniquidad; porque ellos que habían dejado parte de sus cuerpos y de sus almas en aquellas islas, fueron tratados como si fueran el enemigo mismo".

Por ello, en nombre del pueblo y del Gobierno de Salta, el mandatario les pidió perdón "por el olvido en que tantas veces hemos incurrido por acción u omisión".

"Somos conscientes que siempre seremos deudores de todas las vidas entregadas en defensa de nuestra soberanía e integridad territorial, que nunca bastarán los homenajes y los reconocimientos en nombre de una Patria agradecida", añadió.

Sáenz destacó que "por derecho propio, las Malvinas son parte integrante de nuestro territorio nacional. En nuestro reclamo nos asisten la historia, el derecho y la justicia y estamos convencidos que mediante el diálogo volverán al seno de la Patria".

Por su parte, el ministro de Gobierno, Derechos Humanos y Trabajo de Salta, Ricardo Villada, rememoró el 2 de abril de 1982, cuando se emprendió la lucha por la recuperación, y señaló que "todos los argentinos somos deudores de la valía de nuestros héroes".

El coordinador general de la Comisión de Veteranos de Guerra de Salta, Juan Guanuco, resaltó que de los 649 soldados que murieron en el Atlántico Sur, 34 fueron salteños, mientras que el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona, agradeció "el compromiso de la provincia por mantener viva y encendida la llama de nuestro clamor, porque Malvinas es una causa nacional".

Del acto también participaron el vicegobernador, Antonio Marocco; el vicepresidente primero de la Cámara de Senadores de la provincia, Mashur Lapad; la intendenta de la ciudad, Bettina Romero, y los representantes de las asociaciones de Malvinas en Salta, entre otros. (Télam)