El economista y profesor de la Universidad de Columbia Jeffrey Sachs señaló hoy que el Gobierno argentino "está haciendo las cosas bien", los indicadores "son mejores que los de muchos países" y no tiene obstáculos para "un nuevo período de estabilidad y crecimiento", a pesar de que "el mundo espera que Argentina falle".

Lo dijo al hablar en un foro organizado por el Consejo Económico y Social (CES).

"Si tuviera estabilidad financiera, Argentina crecería estupendamente. Este país no merece las crisis y sin embargo está en una crisis eterna. Los han catalogado como incorregibles, destinados al default. Creo genuinamente que el Gobierno está haciendo las cosas bien. Los acuerdos con bonistas y con el FMI fueron muy buenos. Hay que usarlos para construir", marcó Sachs en su exposición en el foro "Desarrollo sostenible e inclusivo en países de ingresos medios frente a los desafíos globales del Siglo XXI".

El CES, órgano de participación ciudadana creado por el Poder Ejecutivo Nacional argentino para la búsqueda de consensos, llevó a cabo el foro de desarrollo sostenible que contó con la participación de Sachs, Director del Centro para el Desarrollo de la Universidad de Columbia, como principal disertante.

El economista alertó que el "mundo espera que Argentina falle, en todo momento", y "cuando el Gobierno hace las cosas correctas, el mundo dice 'no va a perdurar'; sin embargo, los indicadores son mejores que los de muchos países".

"No hay obstáculos para un nuevo periodo de estabilidad y crecimiento para la Argentina", dijo Sachs al inicio de su exposición, que puede verse completa en el canal de YouTube del CES, durante la cual remarcó que "el problema del país es la percepción del mundo financiero de que se incumplirán los compromisos de deuda", que genera una "profecía autocumplida".

La conferencia fue presentada y moderada por el Secretario de Asuntos Estratégicos del Gobierno y presidente del CES, Gustavo Beliz, quien agradeció la presencia de Sachs y destacó su mirada de la economía basada en un enfoque "humanista, profundamente arraigada en valores y principios extraordinariamente importantes".

Beliz ponderó el rol del CES para "tender puentes, generar acuerdos y consensos, respetando los diversos puntos de vista y siendo capaces de aprovechar las enormes oportunidades que esta situación tan infausta a nivel internacional brinda también para el desarrollo productivo con el trabajo e inclusión social en Argentina".

Para Sachs, quien además se desempeña como asesor externo del CES, "Argentina está atrapada en un círculo vicioso, en un juego psicológico".

Al comparar el ratio de deuda de las principales economías desarrolladas afirmó: "Argentina tiene menor relación entre deuda y PBI que la mayoría de los países miembros del G7, salvando Alemania. Su deuda no es demasiado elevada, su situación es mejor que la de muchos países que la critican, pero su reputación es la peor del mundo". En este sentido, añadió que "Argentina se enfrenta, viendo sus buenos números en términos macroeconómicos, a un injustificado rating de su riesgo país: este no es un país irresponsable, Argentina está subsumida en un mundo de malas expectativas y en la trampa de la deuda".

El Director del Centro para el Desarrollo de la Universidad de Columbia explicó que el "principal escollo" para el país es la "imposibilidad de refinanciar deuda a tasas razonables, un mecanismo utilizado por todos los países del mundo".

En esa misma línea, indicó que la mejor manera resolver esta cuestión es "mostrar al mundo que no se desea el default, que se quiere trabajar para ello y eso se está haciendo: el Congreso votó un acuerdo con el FMI que es totalmente normal. La refinanciación no es algo extraordinario, ni grave".

"La clave es dar vuelta los principios fundamentales y convertirlos en estabilidad financiera", insistió.

Consultado por la pobreza y desigualdad que dejará el mundo tras la pandemia, ponderó el lugar del "desarrollo sostenible" y de la "democracia social" como elementos centrales "para que en los países pueda existir un mayor nivel de calidad de vida, frente a lo cual deben reforzarse en el mundo las políticas educativas, de salud, infraestructura y vivienda".

En línea con el espíritu de diálogo y consenso del CES, el foro contó con una participación amplia y plural que abarcó a consejeros y consejeras, representantes de las principales entidades gremiales del país, líderes empresariales, religiosos, referentes de movimientos sociales, autoridades de organismos internacionales, economistas, expertos, académicos y decanos universitarios.

También estuvieron referentes del diverso arco político argentino, como Arabella Carreras, gobernadora de Río Negro; Federico Pinedo, exsenador nacional de Juntos por el Cambio (JxC); Fernando "Chino" Navarro, secretario nacional de Relaciones Parlamentarias e Institucionales; Daniel Funes de Rioja, Presidente de la UIA; Roberto Murchison, del Grupo Murchison y Presidente de IDEA; Ernesto Giobando, Obispo Auxiliar de Buenos Aires; Marcos Cohen, Vicepresidente de la DAIA, y Ana Velilla De Medio, de la Fundación Argentina de Iglesias Evangélicas.

También asistieron José Oscari, dirigente de Barrios de Pie; el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Abel Furlán; el economista, dirigente de la UCR y Auditor General de la Nación, Jesús Rodríguez; la economista Beatriz Nofal; Marcos Bulgheroni, CEO de Pan American Energy, y Carlos Bacher, CEO de Techint, entre otros.

Tras el foro del CES, Sachs participó de un almuerzo de trabajo en Casa de Gobierno junto al Jefe de Gabinete, Juan Manzur; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; la secretaria de Provincias, Silvina Batakis; el presidente del Banco Nación, Eduardo Hecker, y la secretaria de Cambio Climático, Cecilia Nicolini, informaron fuentes oficiales.

Luego, el economista mantuvo una reunión con el presidente Fernández, donde analizaron juntos la situación macroeconómica y externa de la Argentina frente a este complejo escenario internacional.

Finalizadas las actividades en Casa de Gobierno, Sachs se trasladó a la Universidad de Buenos Aires para recibir el doctorado Honoris Causa en un acto presidido por el rector, Alberto Barbieri.

Jeffrey Sachs es autor de varios libros, entre los que se destacan El fin de la pobreza (2005), Economía para un planeta abarrotado (2008), El precio de la civilización (2012) y La era del desarrollo sostenible (Deusto, 2015).

La revista Time lo incluyó en dos ocasiones en su lista de los cien líderes mundiales más influyentes y The Economist lo consideró uno de los tres economistas vivos más influyentes.

En octubre del año pasado fue nombrado por el papa Francisco como miembro de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales del Vaticano. (Télam)