La secretaria Legal y Ténica de la Presidencia, Vilma Ibarra, declaró hoy en el Senado que el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo por sí solo "no alcanza", pero ratificó que lo que se busca es poner un freno a "las muertes evitables y abordar el problema de salud pública" que acarrean los abortos clandestinos.

Ibarra dijo ante un plenario de comisiones del Senado, en el inicio del debate, que la penalización del aborto que rige hasta la actualidad "no dio resultados" y reiteró que una educación sexual integral "debe ser una política de Estado".

"No queremos que ninguna mujer que curse un proceso de maternidad piense en una situación de aborto por dificultades, queremos que el Estado este allí", expresó la funcionaria y recordó que el proyecto del IVE fue una promesa de campaña del presidente Alberto Fernández y de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Ibarra planteó: "Tenemos que hacernos cargo como sociedad y desde el Estado del gravísimo problema que afecta a las mujeres, es un problema de salud pública".

"Sabemos que este proyecto solo no alcanza. Sabemos que lo que se necesita para disminuir la cantidad de abortos es un reforzamiento muy amplio de la educación sexual integral y de prevención de violencias y abusos", insistió.

La funcionaria participó de la redacción de la iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo al Congreso Nacional, junto a otra que apunta a proteger a las mujeres embarazadas y a los primeros años de la infancia.

Ibarra exhortó a tener "una mirada de justicia social” y a considerar que hay mujeres que "pueden costear (un aborto) y acuden a excelentes profesionales en condiciones seguras", pero otras, sin recursos, son las que corren los "riesgos" cuando interrumpen un embarazo.

"Esto sucede en Argentina y queremos estar allí acompañando a las mujeres", expresó Ibarra, y sostuvo que si el proyecto se aprueba "no se violenta las creencias de nadie ni las ideas de nadie".

"Sin embargo, algo habrá cambiado: vamos a tener menos infecciones, menos perforaciones intrauterinas menos sufrimiento de mujeres, menos muertes evitables y nuestro objetivo es que haya menos embarazos no intencionales y abortos”, concluyó. (Télam)