El exjuez federal Carlos Rozanski consideró hoy que no existe "un tratamiento habitual" en el juicio oral por supuestos direccionamientos de la obra pública en Santa Cruz entre los años 2003 y 2015 y acusó a la fiscalía de montar una "operación política" contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"No estamos en un momento legal. No se trata de un tratamiento habitual de un expediente judicial. Se está viendo en el show, que está montando la fiscalía, que en realidad lo que menos le importa es averiguar lo que sucedió", afirmó Rozanski en declaraciones a AM 750.

Además, el exmagistrado afirmó que si la fiscalía no respeta el principio de "búsqueda de la verdad" propio del sistema judicial, y en cambio, persigue "una operación política", la consecuencia es que "el resultado no se va a entender por lo legal".

"No estamos en un momento legal. No se trata de un tratamiento habitual de un expediente judicial. Se está viendo en el show, que está montando la fiscalía, que en realidad lo que menos le importa es averiguar lo que sucedió"

El letrado sostuvo que Argentina atraviesa "un momento muy particular", en el que, dijo, el Poder Judicial "está inválido" y "no le interesa" lo que la vicepresidenta "puede decir", y denunció que existe "un sector corrupto muy fuerte" dentro del sistema.

"Tenemos a (Carlos) Stornelli en su despacho y sus amigos alegando en este juicio", fustigó.

Carlos Rozanski

Consultado sobre la posibilidad de que la exmandataria sea condenada por el Tribunal Oral Federal (TOF) 2, consideró que para ello "debería haber una conexión" probada entre el direccionamiento de la obra pública y la supuesta complicidad de Fernández de Kirchner con esos hechos denunciados.

"Pero el problema es que eso, es sólo en teoría", alertó y recordó que "con el mismo criterio" el expresidente de Brasil, Luiz Inácio "Lula" da Silva "no podría jamás haber sido condenado y lo fue".

Asimismo, consideró que la definición que la Justicia realice sobre el caso "depende del respaldo que tenga Cristina" y recordó que la titular del Senado cuenta con el "apoyo popular", pero necesita también "contención por parte del propio sistema político".

Rozanski planteó también que se podría hacer una "intervención", a través de una "legislación, que permita mirar en perspectiva a la organización criminal que está detrás" del impulso de este proceso oral y público.

El letrado sostuvo que Argentina atraviesa "un momento muy particular", en el que, dijo, el Poder Judicial "está inválido" y "no le interesa" lo que la vicepresidenta "puede decir", y denunció que existe "un sector corrupto muy fuerte" dentro del sistema.

Durante toda la semana, referentes del Frente de Todos (FdT) y funcionarios de la coalición gobernante expresaron mensajes de apoyo a la Vicepresidenta a través de las redes sociales, reunidos con la etiqueta #TodosConCristina.

Ayer, organismos de derechos humanos expresaron su solidaridad con Fernández de Kirchner y denunciaron que existen "prácticas judiciales persecutorias hacia líderes políticos".

También ayer el Grupo de Puebla, el foro que nuclea a funcionarios y exmandatarios latinoamericanos de signo progresista, advirtió que la vicepresidenta es víctima de una "guerra jurídica (lawfare)" y consideró que el juicio es "un proceso plagado de contradicciones y motivado por oscuros intereses políticos de poderosos conglomerados económicos". (Télam)