El ministro de Defensa, Agustín Rossi, consideró hoy que "no se puede entender a Argentina sin Malvinas y sin la Guerra" que se desarrolló en 1982 contra Gran Bretaña por la soberanía en el archipiélago, porque "se trata de la soberanía del país en un mundo muy complejizado y con tensiones", al encabezar el acto de conmemoración por el 39° aniversario del bautismo de fuego de la Fuerza Aérea en el conflicto bélico del Atlántico Sur.

Ante familiares de los héroes caídos en Malvinas, excombatientes y autoridades de la Fuerza Aérea, Rossi encabezó la ceremonia en la IV Base Área de Plumerillo, Mendoza, donde se refirió a la importancia de las islas Malvinas para la Argentina, cuestionó el posicionamiento de Gran Bretaña y propuso "hacer una vigilia de un año para cuando se cumplan los 40 años de la guerra para acercar" ese reclamo a la ciudadanía.

"Es una fecha especial porque sin dudas significa un antes y un después para la historia de la Fuerza Aérea Argentina. Ese 1 de mayo de 1982 entró en combate y escribió una historia distinta", señaló Rossi en referencia a la gesta que la aviación militar cumplió en Malvinas..

"Lo que hicieron las Fuerzas Armadas durante esos meses de conflicto quedó escrito en las mejores páginas del valor, altruismo y generosidad. La guerra dejó marcas y enseñanzas. Es algo imposible de ignorar a la hora de imaginar el futuro de nuestro país. No se puede entender Argentina sin las Malvinas y sin la Guerra de Malvinas", sostuvo.

En ese sentido, agregó: "En todos los países del mundo que han tenido un conflicto de las características de las Malvinas, los veteranos de guerra son permanentemente honrados y reconocidos, por lo que nosotros estamos convencidos de que ese es el camino que la Argentina tiene que tener".

Sobre el aniversario 40 de la Guerra que se conmemorará en 2022, Rossi señaló que "es una buena oportunidad para ratificar que no nos olvidamos de Malvinas ni de los que perdieron sus vidas".

"Tampoco nos olvidaron de los que combatieron y volvieron. Un país tiene que reconocer a quienes dieron su vida por defender un pedazo de nuestra soberanía. Hoy Malvinas es un territorio usurpado por una potencia militar extranjera que tiene más soldados británicos que isleños", observó.

Rossi también advirtió que "los ejercicios militares (de Gran Bretaña en las islas) que se realizaron esta semana son una ofensa permanente a la Argentina".

"Los ingleses construyeron toda su potencia militar allí diciendo que se tenían que defender por lo que ocurrió hace 40 años atrás", acotó.

Al respecto, sostuvo que "a veces pienso que nosotros nos tenemos que empezar a pensar en defendernos por lo que ellos construyeron allí con toda esa aparatología, el equipamiento y el desplazamiento militar que tienen los ingleses" en las islas.

"Malvinas es mucho más que la pesca y los futuros hidrocarburos, ya que para los británicos es un posicionamiento geopolítico que tiene mucho más que ver con el control del Atlántico Sur, la mirada sobre la Antártida y el estrecho de Magallanes. Eso es un hecho que como país tenemos tener en cuenta a la hora de desarrollar nuestra política de defensa", señaló.

En una crítica a Gran Bretaña, fustigó: "Han pasado casi 40 años y lo único que hemos recibido (de los gobiernos ingleses) son ofensas. Para los británicos parece que todavía es el 14 de junio de 1982".

"Creo que en los próximos años va a ser en un territorio en disputa y nosotros deberemos encontrar cual es el camino para que la Argentina tenga la soberanía, la autonomía, el crecimiento y el desarrollo para el bienestar de nuestro pueblo", añadió.

Rossi también se refirió a la instalación de una nueva base naval en Ushuaia, al asegurar que será instalada por Argentina y utilizada por la Armada y la Fuerza Aérea para "recuperar la autonomía en el marco de una política de defensa"

A su turno, el jefe de Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Aérea, brigadier mayor Julián Issac, señaló que "la Fuerza Aérea entró en la historia grande de la aviación militar en Malvinas pero pasó el tiempo y esa guerra terminó, aunque ese espíritu siguió firme con nosotros en las otras batallas que continuaron".

"Ahora, llegamos a una época donde hace más de un año que la Fuerza Aérea enfrenta un enemigo callado, distinto, raro y estamos como aquel mayo de 1982. Esta vez, las bombas y los cañones los reemplazamos por vacunas y respiradores", dijo Isaac en alusión a las tareas que realiza la institución durante la pandemia de coronavirus.

Isaac remarcó que "nuestro aviones ya no llevan tropas y pertrechos sino que llevan insumos para el alivio de nuestra gente y nuestros héroes de hoy se visten de blanco". (Télam)