El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, inauguró hoy en la capital provincial la obra civil del Hospital Central Dr. Ramón Carrillo, acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y de Salud, Carla Vizzotti.

"Esto es dignidad para los puntanos y las puntanas", dijo durante el acto Cafiero, quien remarcó que con este hospital los "más humildes tendrán acceso a una salud pública de altísima jerarquía y nivel tecnológico".

El funcionario calificó de "asombrosa" la obra y la decisión "política del gobernador" de ejecutarla, que se contrapone al camino marcado por la gestión de Mauricio Macri, en la que "lo público era sinónimo de ineficiencia, desánimo y falta de repuesta".

Además, afirmó que será "un legado histórico del peronismo en defensa del derecho prioritario a la salud" y reseñó que la obra comenzó a consolidarse mientras en Buenos Aires, bajo la gestión de María Eugenia Vidal, "se cerraban dos hospitales y se vandalizaban" y se degradaba el Ministerio de Salud a secretaria, reduciendo su presupuesto.

Por su parte, Vizzotti destacó el orgullo que representa para Argentina el Hospital Central de San Luis que "pone a la salud como una prioridad" y reafirma que es "el centro de la Justicia Social".

La ministro destacó a la provincia como un "ejemplo de vacunación, en organización y velocidad, con el 100 por ciento de vacunas aplicadas e informadas".

Por su parte, el ministro de Infraestructura de la Nación Gabriel Katopodis destacó que la obra "sintetiza la decisión de un gobierno de no dejar en manos del mercado la salud pública" y recordó que durante la primera ola de la pandemia "mientras los sanluiseños, se cuidaban, el gobernador de San Luis construía con sentido de comunidad".

La obra, con una inversión total de casi 9 mil millones de pesos, contará con tres niveles de atención, octavo nivel de complejidad y docencia universitaria a través de la telemedicina.

Además, está integrada en un complejo de 50 mil metros cuadrados, destinados a contener 400 camas y 16 quirófanos; y planifica brindar más de 50 prestaciones.

En su construcción se utilizaron más de 2.500.000 horas-hombre que ocupó a 700 personas en mano de obra diaria, durante etapas pico, entre personal técnico y administrativo.

El centro está destinado a prestar servicios en la provincia y la zona de influencia y se propone sumar al ámbito privado un esquema de contratación que permita el acceso de pacientes que cuenten con obra social en conjunto con quienes no la tienen.

En materia profesional, la provincia proyecta convenios con la Universidad de Buenos Aires (UBA) para brindar capacitación permanente y acceder a intercambios con los hospitales asociados a esa institución y a sus especialistas.

Se trata de un edificio digitalizado, que en lugar del papel utilizará un sistema informático denominado Tasy EMR (Electronical Medical Record), provisto por la empresa Philips, para gestionar trámites de pacientes, turnos, indicadores médicos; y también manejar todos los recursos humanos, gestiones de procesos, movimientos de insumos, entre otras acciones.

La entrega del edificio constituye una primera etapa que apunta a la capacitación del personal médico dentro del Hospital, la coordinación de aparatología nueva, calibración de equipos y la puesta en marcha de las herramientas informáticas.

En una segunda etapa, que comenzará el 1º de junio próximo se dispondrá un porcentaje de las instalaciones para el uso público, y en una tercera, la extensión de los servicios. (Télam)