El ministro de Educación, Nicolás Trotta, renovó hoy sus cuestionamientos a la administración del Gobierno porteño, encabezado por Horacio Rodríguez Larreta, por haber suspendido las clases la semana próxima y no haber mantenido la virtualidad, al tiempo que diversos sectores criticaron al jefe de Gobierno por haber interrumpido también el suministro de alimentos que se brinda desde las escuelas de la ciudad.

"La Ciudad asume la complejidad de la realidad epidemiológica que se está transitando y suspende la presencialidad. No comprendemos por qué no se pasa al modo de la no presencialidad", consideró hoy Trotta.

"La decisión que ha planteado la Ciudad es que van a recuperar los días el 20, 21 y 22 de diciembre. Para nosotros es una mala decisión", agregó el Ministro en declaraciones a radio La Red.

Previamente, en radio Mitre, el Ministro calificó como "sorprendente que ya se esté diciendo que el 31 de mayo se va a volver a la presencialidad, porque no sabemos cuál va a ser la realidad epidemiológica ese día, y mucho más en la región de la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, que es el territorio que presenta los indicadores más complejos".

En esa línea, indicó que "si ya se anuncia que el 31 de mayo se vuelve a la presencialidad es porque no se toman en cuenta esos indicadores sanitarios, y nadie puede saber que va a ocurrir en esa fecha".

Aunque valoró "la toma de conciencia (por parte del Gobierno porteño) de la gravedad que transitamos, y que debe incluir la suspensión de la presencialidad en la ciudad de Buenos Aires, lo que cuestiono es que no haya una continuidad en el marco de las clases no presenciales".

La decisión del Gobierno porteño de suspender completamente las clases -tanto presenciales y virtuales- la semana próxima despertó ayer críticas de diversos sectores que recordaron que las nuevas medidas tomadas por el Gobierno nacional contra la pandemia, "aseguran la continuidad educativa bajo la modalidad no presencial, en sintonía con lo dispuesto por el Consejo Federal de Educación".

En el mismo sentido se expreso hoy Trotta al participar de un encuentro virtual con las y los titulares de las carteras educativas de las 24 jurisdicciones del país, con el objetivo de "garantizar el fortalecimiento de todas las instancias de no presencialidad en zonas de alto riesgo y alarma epidemiológica".

“Seamos responsables en llevar tranquilidad y certeza a las familias porque asegurar que el 31 de mayo, el día 10, volveremos a la presencialidad en regiones de gran complejidad sanitaria como el AMBA, es no tener en cuenta los indicadores epidemiológicos que exceden el campo educativo, depende del campo epidemiológico”, dijo el Ministro al hablar ante sus pares de las provincias.

Ante el inicio del aislamiento estricto durante nueve días, que comenzó hoy, decretado por el Gobierno nacional, la administración porteña decidió directamente suspender las clases los días miércoles, jueves y viernes de la semana próxima; como así también la entrega de los bolsones alimentarios que reciben usualmente las escuelas para distribuir entre las familias más carenciadas.

"Quitarle a los chicos la comida es una extorsión y un castigo", evaluaron hoy legisladores y sindicalistas luego de que el Ministerio de Educación de la ciudad, que encabeza Soledad Acuña, informó que "a raíz de las últimas medidas comunicadas en relación a la situación Covid, quedan suspendidas las entregas de la próxima semana (26/5 al 28/5)".

En un comunicado, añadieron que "la reprogramación de la Canasta Escolar Nutritiva (CEN) será del siguiente modo: Para completar la entrega, aquellas escuelas que recibían los días 26/5, 27/5 y el 28/5, recibirán los días 1/6, 2/6 y 3/6 respectivamente".

"Quitarle la comida de la boca a los chicos es otra forma de extorsión a la comunidad educativa y a las familias", explicó a su turno Eduardo López, secretario gremial de Ctera y secretario general adjunto de UTE, quien definió el hecho como "una canallada", desde su cuenta de Twitter.

El dirigente dijo anoche -en declaraciones a C5N- que "durante todo el año pasado hubo virtualidad y la comunidad educativa garantizaba los bolsones alimentarios".

Para López, "esto es el castigo del patrón porque la comunidad educativa le ganó en la pelea por la vida, entonces, los dejan sin comida y sin clases. Es un doble castigo también a las familias que defendieron a los docentes".

Por su parte, el senador nacional por la Ciudad de Buenos Aires, Mariano Recalde, afirmó -en su cuenta de Twitter- que "el Gobierno de la Ciudad decidió que la próxima semana no habrá clases virtuales y tampoco se entregarán las canastas alimentarias".

En este punto, dijo que "´Cada día cuenta´ era solo un eslogan de campaña", y publicó la nota enviada por el Ministerio de Educación porteño.

En el mismo sentido, la diputada porteña Maru Bielli (Frente de Todos) dijo que "además de no garantizar la virtualidad, Larreta y Acuña deciden no entregar las canastas alimentarias en las escuelas la semana que viene" y agregó: "Pensar que se puede postergar la comida de les niñes en este contexto, es perverso. Necesitamos que revean de forma urgente esta decisión".

En tanto, desde la revista de cultura villera, la Garganta Poderosa, que representa a los sectores más humildes que se verán afectados por la falta de alimento, solicitaron que la decisión sea retractada.

"Ahora el @gcba cierra las escuelas para la presencialidad, ¡y suspende la entrega de alimentos! La ministra Soledad Acuña informó que ninguna familia recibirá comida esta semana, ¿Cómo pretenden que hagamos? Es urgente, se tienen que retractar. Con hambre no se puede pensar", remarcaron desde su cuenta de Twitter. (Télam)