La escritora, antropóloga y militante feminista Rita Segato afirmó hoy que el atentado contra la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, es parte de un "complot" y que la bala que no salió, "era un tiro a la Nación, era un tiro al país".

"Lo sucedido habla de una sociedad en medio de una gran crisis, habla de un complot. No tengo el menor temor y reparo en decir que evidentemente existe un complot", dijo Segato, durante el 1er Congreso Latinoamericano de Humanidades y Ciencias Sociales organizado por la Facultad de Humanidades de la UNCA, en Catamarca.

En esta línea, la escritora explicó las "señales" que demuestran que hay un "complot" cuando "abren el diario, o miran la televisión todos los días, o cualquier revista".

"Hay algo que evidentemente es un complot, porque está repetido todos los días. Todos los días nuestros jóvenes escuchan que este es un país despreciable, y esos relatos son un ataque a la autoestima de nuestras juventudes y de nuestra gente en general. Es un complot", sentenció la antropóloga, que ayer fue distinguida por la Universidad Nacional de Catamarca (UNCA) como Doctora Honoris Causa con mención especial al mérito académico-científico.

Al respecto, Segato aseguró que "este atentado es parte de ese complot. El tiro no estaba dirigido por lo que se vio al cuerpo, estaba dirigido a la cabeza, e iba a ser filmado por una gran cantidad de celulares", dijo.

Y afirmó: "Era un tiro a la Nación, era un tiro al país. Eso iba a causar un caos, e iba a llevarnos a un estado de no gobernabilidad. Necesariamente nos iba a llevar a un estado de excepción de algún tipo. Iba a ser un caos el país en anarquía", señaló.

A su vez, Segato indicó: "No creo que haya sido solo un tiro a una persona, estuvo trabajado con la exacerbación, con la promoción del odio a esa persona, que es muy fácil de odiar porque es mujer".

Y puntualizo: "Yo creo que ese es uno de los errores de Cristina. Nunca se dio cuenta de que un político que es mujer tiene que pensarse como un político mujer, porque tiene una vulnerabilidad extra, una vulnerabilidad moral, una sospecha sobre sí que es muy fácil trabajable. Nunca trabajo en ese aspecto de su situación".

En otra parte de la conferencia de prensa, la pensadora también se refirió al caso María Soledad Morales, la adolescente asesinada en septiembre de 1990 en Catamarca.

"Lo impresionante del femicidio de María Soledad es que toco al país, fue un momento en que el país entero miró para Catamarca, llegó el impacto a la nación de ese femicidio. Todavía ni teníamos los nombres, y eso es lo que impresiona más con la historia del movimiento de las mujeres que fue muy rápido", advirtió.

Finalmente la doctora destacó que "esa conciencia que tenemos hoy, los nombres que tenemos hoy para nombrar y pensar la violencia sobre nosotras se han desarrollado a una gran velocidad y la conciencia de todo el mundo aumento", concluyó. (Télam)