La diputada nacional de Frente de Todos Carolina Moisés expresó hoy su "enérgico repudio" ante la decisión del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, de "condecorar" mañana al exembajador de Argentina en Bolivia y actual ministro de Trabajo provincial, Normando Álvarez García, uno de los denunciados de colaborar con el golpe de Estado en Bolivia en 2019.

El rechazo a esa decisión fue transmitida por la legisladora al embajador boliviano en Argentina, Jorge Ramiro Tapia, y a los cónsules del Estado Plurinacional de Bolivia con asiento en San Salvador de Jujuy y La Quiaca, Juan Ino Mamani y Julio Enrique Vidangos Ramírez, respectivamente.

Mediante notas formales, Moisés definió a la medida anunciada por Morales como "un acto unilateral y egoísta que desconoce el accionar de la justicia del Estado argentino, en un acto de mala fe que no representa al pueblo jujeño".

Días pasados Morales manifestó a la prensa que "le voy a hacer un homenaje porque estamos orgullosos de Normando Álvarez García, quien ha arriesgado su vida para salvar vidas de miembros del gobierno de Evo Morales".

En ese marcó cursó una invitación a autoridades de la provincia para participar a la ceremonia con motivo del "reconocimiento al mérito, al Dr. Normando Álvarez García", acto se realizará mañana en el Salón de la Bandera de Casa de Gobierno.

Ante esta situación, Moisés se mostró "sorprendida" por la invitación oficial que recibió para participar de esa ceremonia para reconocer al exembajador, dijo, "seriamente implicado en el Golpe de Estado y en la denuncia sobre tráfico de armas".

"Si conserva algún apego a los valores democráticos que alguna vez distinguieron a la UCR, Gerardo Morales debería separarlo preventivamente de su cargo hasta que la Justicia determine si tuvo responsabilidad en facilitar el quiebre institucional", enfatizó.

Añadió que "con este respaldo inoportuno a un correligionario implicado en un gravísimo episodio" Morales "asume su complicidad y participación directa, además de buscar desafiar la autoridad presidencial y legitimidad del presidente Alberto Fernández en la política internacional argentina".

(Télam)