El Consejo de la Magistratura realizará el martes en Tecnópolis el examen escrito entre los postulantes a ocupar el cargo de juez en los juzgados federales vacantes por el fallecimiento de Claudio Bonadio y la jubilación de Rodolfo Canicoba Corral.

En total son 249 los inscriptos, aunque la experiencia de la comisión de Selección del Consejo dicta que finalmente se presentan al examen cerca de la mitad de los postulantes por razones diversas que van desde lo personal a lo profesional.

Esta evaluación es un trámite obligatorio para cubrir el sillón de juez del Juzgado Federal 11, vacante desde el fallecimiento de Bonadio en febrero del año pasado y el Juzgado Federal 6, sin titular desde mediados de 2020, cuando Canicoba Corral se retiró al cumplir 75 años.

El examen consiste en el planteo de un caso jurídico, real o imaginario, que los aplicantes deben resolver como si ocuparan el cargo por el que concursan, en este caso, como titulares de los juzgados federales de primera instancia de Comodoro Py.

El jurado que evaluará las respuestas, sorteado por el Consejo en un acto público, está integrado por Roberto Falcone, juez del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata; Omar Minatta, camarista penal en Chubut; Adriana Molina, académica de la Universidad Nacional del Litoral y por la secretaria de la Cámara Electoral, Alejandra Lázzaro.

En principio, Lázzaro no iba a ser parte del jurado por "motivos personales" y debía ser reemplazada por el suplente de ese jurado, el periodista y profesor de Derecho Constitucional, Adrián Ventura.

Pero Lázzaro reconsideró su renuncia y ayer cumplió con la entrega del planteo de evaluación que el martes se entregará a los postulantes, con lo cual el reemplazo de Ventura quedó sin efecto.

Los resultados del examen de oposición de este martes se sumarán entonces a la compulsa de antecedentes académicos y de experiencia profesional, más la impresión que dejen en la entrevista personal, para que la comisión de Selección determine una terna.

Esa terna, para ser elevada al Poder Ejecutivo para que elija su candidato que después deberá refrendar el Senado, debe ser aprobada por el plenario del cuerpo, por mayoría especial de nueve votos, sobre los trece miembros.

Entre los aspirantes figuran el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena; los actuales secretarios de juzgados federales Diego Arce e Ivana Quinteros y la jueza criminal porteña, Alejandra Provítola, entre otros.

Entre los numerosos concursos que están en desarrollo en el Consejo de la Magistratura, este es uno de los que más expectativas genera porque se trata de dos vacantes de jueces que entenderán en las causas más graves y resonantes, vinculadas a la corrupción y al narcotráfico, entre otros delitos tipificados como federales.

Otro de los concursos en trámite que generó mucho interés en los postulantes fue el 461, que busca los reemplazos de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, cuyos traslados fueron objetados por el Consejo y considerados "provisorios" por la Corte.

A diferencia del 450, que busca jueces de primera instancia, el 461 apunta a cubrir dos cargos de la Sala I de la estratégica Cámara Federal, segunda instancia de todos los tribunales de Comodoro Py.

Si bien los plazos son flexibles porque se trata de un trámite complejo en el que intervienen los tres poderes, los consejeros evalúan que se puede aspirar a un plazo de entre 6 y 8 meses para designar un magistrado, bastante menos del promedio de dos años que demoran actualmente. (Télam)