El juez federal Alejo Ramos Padilla afirmó que el principal legado que dejó la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, fallecida el domingo pasado, fue "poner luz sobre las atrocidades" cometidas durante la última dictadura cívico militar.

"Hebe tenía la característica de que si veía una injusticia, organizaba algo para cambiar la situación. Eso era permanente en ella, puso a la luz de todos, con su modo y potencia, las atrocidades que estaban a la vista", dijo el juez en declaraciones para AM750.

La histórica dirigente de Madres, que presidía el emblemático organismo de derechos humanos que se enfrentó con la última dictadura, murió el domingo a los 93 años en el Hospital Italiano de La Plata, y hoy será homenajeada en la ronda número 2328 que se realiza hace 45 años en Plaza de Mayo para reclamar por los desaparecidos.

Represión en dictadura

Los restos de Bonafini descansarán en la Plaza de Mayo, al igual que los de Azucena Villaflor de Vicenti, la primera madre, cuyas cenizas permanecen enterradas en la base de la Pirámide de Mayo, el mismo sitio donde hace 45 años las mujeres de pañuelo blanco comenzaron su lucha en medio de la dictadura militar.

Ramos Padilla señaló que su fallecimiento fue "el Día de la Soberanía" y que "los excombatientes de Malvinas decidieron bajar las actividades en su honor".

"Hay un respeto y un reconocimiento porque Hebe fue la mujer que, cuando se llevan a las madres secuestradas, les dio valor a todas las madres para no dejar de ir a la Plaza", expresó.

Asimismo, el juez consideró que "la quisieron estereotipar desde algunos medios de comunicación", pero ella "siempre se tomó el tiempo de atender cualquier situación que considerara injusta".

"Toda su vida puso siempre la vara muy alta y es un ejemplo para todos", concluyó. (Télam)