En la causa Vialidad, el Ministerio Público Fiscal debe sostener una acusación sobre un proceso que se hizo sin absolutamente ninguna prueba de cargo contra la vicepresidenta, Cristina Kirchner, algo que surge de la instrucción, del juicio oral y va a surgir en estos días.

Sólo pueden generalizar hablando de asociación ilícita del Estado, pero de ninguna manera una Presidenta puede direccionar obra pública: no está dentro de las facultades constitucionales de un Presidente.

No puede ser acusada de direccionar obra pública sólo porque era Presidenta. Ayer el fiscal Diego Luciani estaba tratando de sostener el discurso que tiene que dar, porque ya se comprometió con el establishment, con los medios hegemónicos: estaba sacado, muy nervioso, gritándole a la computadora. Utilizan al Poder Judicial, al alegato del fiscal, que debe tener 20 o 30 frases para que 20 o 30 días Clarín y La Nación publiquen una frase del fiscal y vayan llevando a la sociedad hacia lo que es electoral; utilizan al periodismo y al partido judicial como lawfare, que es nada más y nada menos que proscribir a una persona para que no pueda participar de las elecciones de 2023.

El supuesto direccionamiento de obra pública fue juzgado y sobreseído en Santa Cruz. Por eso es una situación bastante complicada para los jueces del TOF 2, porque se viola el principio non bis in idem: nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho.

Cristina ya fue juzgada en Santa Cruz por este mismo hecho y fue sobreseída, y el sobreseimiento se encuentra firme. Para llegar a esta instancia a través de recortes de diarios y de algún diputado opositor, acercaron al juez Bonadio el tema de las licitaciones en Santa Cruz. Bonadio, a pesar de tener una causa ya resuelta en Santa Cruz, le dio cauce a esa denuncia.

Todas las causas que hizo cayeron por inexistencia de delito: era un perseguidor de Cristina Kirchner. La causa después le toca al juez Ercolini, que ve que ha sido juzgada en Santa Cruz, pero sin embargo prosigue. Desdoblan las causas para tener con el lazo corto a los funcionarios públicos.

Estoy convencido de que Ercolini no lo hizo por Cristina, sino por otros funcionarios públicos que son consortes de causa a Cristina, porque no hay que ser muy inteligentes para darse cuenta que por ser Presidente no puede una persona ser jefe de una asociación ilícita, no están dadas las condiciones.

No hicieron una pericia sobre la obra pública, porque hubiera quedado demostrado que Lázaro Báez no fue el hombre más beneficiado en el período 2003-2015: cuando el TOF hace la pericia no surgen sobreprecios y que las obras están terminadas. Además, los pagos hechos fueron aprobados por el Congreso, porque estaban en los presupuestos.

¿Cómo se atreven a ser tan audaces de ir a buscar al Derecho una figura penal que afecte a una Presidenta? Pretenden que Cristina Kirchner sea condenada para poder manchar su figura pública.

Pero por más que lo traten, no hay forma de que puedan soslayarla como la líder absoluta y el cuadro político más importante de América Latina. ¿Qué va a hacer Cristina Kirchner sea cual fuere el resultado? Si no es ella Presidenta, va a colaborar para que sea una persona dentro del Frente de Todos y para tratar de que se enderece un Gobierno que ha pasado situaciones que no son agradables. * Abogado de la vicepresidenta, Cristina Kirchner. GD/PT/KDV NA