El presidente Alberto Fernández advirtió hoy que "la saturación de camas en la ciudad de Buenos Aires es realmente preocupante" ante la segunda ola de contagios por coronavirus y remarcó que "ninguno de nosotros quisiera frenar la presencialidad" en las escuelas.

"Nuestra idea es reducir drásticamente la circulación en las próximas dos semanas. Eso le expliqué al jefe de Gobierno", dijo Fernández en rueda de prensa en Olivos tras el encuentro de más de una hora con el titular del Ejecutivo porteño, en la que agregó que su decisión "no es un acto de altanería ni prepotencia".

(Télam)