César Román, querellante en la causa conocida como “la noche del mimeógrafo” lamentó la postergación del tercer juicio por los delitos de lesa humanidad que sufrieron estudiantes secundarios de Concepción del Uruguay, en Entre Ríos, secuestrados y torturados en junio de 1976 por efectivos de la Policía Federal, al considerar que esta medida “conspira con la celeridad que necesitan las víctimas”.

“La verdad que estamos muy desilusionados con esta decisión. No esperábamos que la fiscal a cargo de este juicio que debía comenzar el lunes recusar a dos integrantes del tribunal. Es algo que nos parece más propio de un abogado que defiende a los acusados en este tipo de juicios”, señaló Román en declaraciones a Télam.

El tercer proceso oral y público por los hechos que se cometieron en la denominada “Noche del Mimeógrafo” iba a comenzar el próximo lunes en el Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay y se extendería hasta el jueves 9 de este mes.

Los jueces Mariela Emilce Rojas, Lilia Graciela Carnero y Jorge Sebastián Gallino, integrantes de este Tribunal analizarían la responsabilidad de Luis Oscar Varela, "el cordobés", y Jorge Alberto Rodríguez, "el manchado", como integrantes del grupo de tareas que secuestró y torturó a un grupo de estudiantes secundarios de esa ciudad.

Pero la fiscal ante este Tribunal Oral, María de los Milagros Squivo, resolvió en las últimas horas presentar un recurso de recusación contra Carnero y Gallino, al sostener que como actuaron en otros procesos de lesa humanidad deben apartarse del debate de esta causa.

"La fiscal Squivo tuvo la investigación de esta causa por años, pero nunca investigó. Es más, debió soportar un pedido del Tribunal para que investigara, algo que no hizo a lo largo de la instrucción de esta causa”, sostuvo Simón, integrante de un colectivo de víctimas y el denunciante que tras las derogación de las leyes de impunidad permitió que se reabriera la investigación.

“Sorpresivamente, y a horas de inicio del histórico juicio, Squivo, quien ahora se desempeña como fiscal ante el Tribunal Oral de Concepción del Uruguay presentó una inhibición contra dos de los jueces, haciéndolo en forma extemporánea y sin ninguna razón legitima que ampare esta aberrante presentación que solo tiene por objetivo dilatar el debido proceso revictimizando a los testigos y favoreciendo las estrategias dilatorias de los represores", indicó además un comunicado difundido por el grupo de víctimas que querellan en esta causa.

El 19 de julio de 1976, un grupo de alumnos que militaban en el Centro de Estudiantes de la Escuela Normal e integrantes de las agrupaciones políticas juveniles en esa ciudad situada en el este de Entre Ríos fueron secuestrados por sus actividades políticas.

"Éramos dos grupos. Los estudiantes del secundario, identificados mayormente con la UES, y los más grandes, que eran militantes de juventudes políticas, fundamentalmente de la JP. Cuando vino el golpe del 24 de marzo, decidimos repudiarlo", apuntó Román.

La víctima contó que en la casa de Darío Morán, quien entonces tenía 24 años y era el responsable regional de la Juventud Peronista, había un mimeógrafo con el cual se confeccionaron volantes que repudiaban al gobierno militar y que se repartieron en la ciudad.

Un grupo de tareas de la Policía Federal secuestró a los jóvenes y los trasladó al centro clandestino de detención ilegal que funcionaba en la sede que esa dependencia tenía en esa ciudad.

Además de Román y Morán, entre el grupo de secuestrados estaban Horacio Valente, Carlos Martínez Paiva, Roque Minatta, Juan Carlos Romero y Juan Carlos Rodríguez, entre otros.

Durante un cautiverio que se prolongó por varios días, las víctimas sufrieron golpes, torturas con picanas que les dejaron secuelas y padecieron simulacros de fusilamientos.

Morán, Valiente y Martínez Paiva fueron trasladados a la cárcel de Coronda, en Santa Fe, y recuperaron la libertad a fines de 1978, mientras que el resto quedó en una "libertad vigilada".

Román, afincado en Mar del Plata, se presentó como denunciante en 2006, y el caso de la Noche del Mimeógrafo, fue analizado por primera vez en el juicio de la causa que se le siguió a Albano Harguindeguy -exministro de Interior de la dictadura- por hechos de represión ilegal que tuvieron lugar en el este de Entre Ríos.

En ese juicio realizado en 2012 en Paraná fueron condenados por los hechos de la "Noche del Mimeógrafo" los policías Julio César Rodríguez y Francisco Crescento, a 15 y 10 años de prisión.

Cinco años después, el exoficial Darío Mazzaferri recibió una condena de 20 años por el secuestro y las torturas padecidas por estos jóvenes uruguayenses.

Ahora era el turno de Varela y Rodríguez, que habían sido mencionados en el juicio de la causa Harguindeguy, pero el recurso presentado por Squivo impide el comienzo de este juicio.

"Ahora deberá expedirse el Tribunal y si rechaza la recusación, el planteo irá a Casación. A menos que los jueces acepten y sea reemplazados para que que el juecio comience", indicó a esta agencia el abogado Marcelo Boeykens, titular del Registro Único de la Verdad de Entre Ríos y representante de la querella que siguen las víctimas en este expediente.

(Télam)