El presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Gustavo Hornos, aseguró hoy ante sus colegas que sus visitas a la Casa Rosada durante el gobierno de Cambiemos obedecieron a un vínculo “social” que lo une con el expresidente Mauricio Macri, con quien -dijo- dialogó sobre temas “genéricos” de política judicial, pero no sobre causas en trámite.

La explicación se produjo en el marco de una reunión de Acuerdo de Superintendencia que convoca a los presidentes de todas las salas del máximo tribunal penal y el presidente del cuerpo, en este caso Hornos, ocurrida luego de que el diputado nacional Martín Soria ventilara días atrás que, según los registros de la Casa Rosada, el magistrado había visitado en 6 oportunidades a Macri cuando era presidente y que luego emitió fallos contrarios a los intereses de la oposición a ese Gobierno.

El magistrado sostuvo que mantiene una relación “social” con el expresidente, que no son amigos pero que tienen muchas personas en común, que coincidió con él en varios casamientos y que efectivamente fue convocado en más de una oportunidad a dialogar con el entonces mandatario en la Casa Rosada.

El magistrado sostuvo que mantiene una relación “social” con el expresidente, que no son amigos pero que tienen muchas personas en común, que coincidió con él en varios casamientos y que efectivamente fue convocado en más de una oportunidad a dialogar con el entonces mandatario en la Casa Rosada.

Sin que ninguno de sus colegas lo interrumpiera o le repreguntara, Hornos sostuvo que en todas las oportunidades fue convocado a conversar sobre temas genéricos como el sistema de cárceles, la reforma del Código Procesal Penal y otros cambios eventuales vinculados con el Poder Judicial y que no habló de causas en trámite, según pudo reconstruir Télam.

El presidente de la Casación también aseguró que responderá sobre sus visitas a la Casa Rosada si el Consejo de la Magistratura así lo requiere, tras señalar que eran de público conocimiento las manifestaciones de dirigentes políticos que anunciaron que lo denunciarán ante el órgano encargado de la promoción y la remoción de los jueces.

La reunión se desarrolló esta mañana de forma semipresencial: Hornos la encabezó desde los tribunales de Comodoro Py, donde también estaba la jueza Liliana Catucci (sala III), mientras que sus colegas Mariano Borinsky (sala IV), Alejandro Slokar (sala II) y Daniel Petrone (sala I), asistieron a través de la plataforma virtual Zoom.

Tras las explicaciones ofrecidas por el presidente del Tribunal, el resto de los participantes de la reunión se comprometieron en trasladar el contenido del encuentro a sus respectivos compañeros de sala para evaluar si correspondía dar por cerrado el asunto, emitir alguna comunicación o solicitar mayor información sobre lo ocurrido.

Por la tarde, los jueces integrantes de la Sala II del máximo tribunal penal del país le enviaron una misiva a Hornos en la que señalaron que “a tenor de la situación expuesta, resulta imposible ignorar la responsabilidad intrínseca en la representación y conducción de un cuerpo colegiado -que maximiza la obligación de mantener una conducta irreprochable- habida cuenta que cualquier acto podría repercutir en la percepción sobre la propia Cámara y el resto de los jueces”.

“Es en este contexto que deviene imperioso recordar y reafirmar -entre tantas normas de contenido universal- los ´Principios de Bangalore sobre la Conducta Judicial´” en cuanto disponen que “los jueces son responsables de su conducta frente a las instituciones correspondientes".

Señalan también que “un juez no sólo estará libre de conexiones inapropiadas con los poderes ejecutivo y legislativo y de influencias inapropiadas por parte de los citados poderes, sino que también deberá tener apariencia de ser libre de las anteriores a los ojos de un observador razonable”.

La nota a la que tuvo acceso Télam lleva la firma de los jueces Slokar, Carlos Mahiques y Guillermo Yacobucci, miembros de la sala II de Casación. (Télam)