Un proyecto de ley que busca compensar con una remuneración el uso de datos personales de los trabajadores cuando el empleador los utilice para actividades ajenas a la empresa o dependencia en la que se desempeñe fue presentado desde el bloque del Frente de Todos (FdT) en el Senado de la Nación.

En la iniciativa se propone que "cuando la información que se extrae del trabajador en su tarea exceda el razonable control de productividad o control personal por parte del empleador, y resulte evidente que se hace con fines de sistematización, ya sea para transferir los datos a terceros, para desarrollar un producto distinto del que el trabajador realiza en su puesto de trabajo, o es ajeno a la actividad propia de la empresa, dicha producción de información debe compensarse con una remuneración, cuyo valor será determinado en las convenciones colectivas de trabajo".

El autor del proyecto, el presidente de la comisión de Trabajo, Daniel Lovera, pidió incorporar el texto como segundo y tercer párrafo del artículo 65 de la Ley de Contrato de Trabajo, en un proyecto que será buscará ser incluido en los debates de ese cuerpo.

Lovera explicó, en los fundamentos de la propuesta, que "en las últimas décadas la incorporación de tecnología en el ámbito de trabajo llevó a que los sistemas de control de las personas trabajadoras pasen de ser manuales a sistemas automatizados" y consideró que "ese cambio normal, pasó inadvertido".

No obstante, sostuvo, "la revolución tecnológica llevó a que esos mismos sistemas de vigilancia, no sean ya usados únicamente para proteger los bienes de los empleadores y empleadoras, sino que sean utilizados con prácticas extractivas de datos para otros fines diversos que no responden al bien jurídicamente protegido en el espíritu original de la Ley de Contrato de Trabajo".

"Existen sistemas de vigilancia a través de GPS, cámaras de vigilancia, software en computadoras que realizan seguimientos de la actividad de la persona trabajadora a lo largo del día, etc. que no están destinados a proteger ni a quienes trabajan ni a los bienes, sino que su objeto es bien distinto", añadió.

Para Lovera, "en muchos casos, estos datos se utilizan para disciplinar a la persona trabajadora, pero en otros, se usan para la venta de bases de datos a terceros, o para el desarrollo de nuevas tecnologías tendientes a reemplazar a los mismos trabajadores y trabajadoras".

"Esa vigilancia en ámbitos de trabajo lleva a que, en algunos casos, los empleadores o empleadoras, logren ingresos adicionales, haciendo al trabajador y/o trabajadora, más productivo/a pero sin compensarlo/a debidamente".

El senador del FdT consideró que "este extractivismo de datos en ámbitos de trabajo, es una forma de trabajo y debe ser compensada debidamente" y expresó que "la mayor productividad asociada a la actividad propia de la persona trabajadora, no es tenida en cuenta y hasta se toman datos que no tienen ninguna finalidad más que ésta". (Télam)