La organización de Abogados y Abogadas del NOA en Derechos Humanos y Estudios Sociales (Andhes) presentó hoy ante la Legislatura jujeña una impugnación a la postulación del actual ministro de Seguridad de la provincia, Ekel Meyer, al cargo de vocal del Superior Tribunal de Justicia del distrito, según se consignó desde esa entidad.

“La importancia de las tareas y funciones que la Constitución asigna al Superior Tribunal de Justicia requiere que quienes lo integren cuenten con independencia de criterio, idoneidad técnica y un fuerte compromiso con los valores democráticos y la defensa de los derechos humanos. Exigencias que el Dr. Ekel Meyer no cumple y por lo cual se solicita a la Legislatura que no brinde acuerdo a la propuesta del gobernador”, indicaron desde Andhes en un comunicado de prensa.

El pasado viernes, el funcionario provincial fue entrevistado por parte de la Comisión de Asuntos Institucionales de la Legislatura jujeña, acorde a pliegos remitidos desde el Poder Ejecutivo respecto a cargos vacantes.

Una de las objeciones que cosechó la nominación de Meyer es que “no posee los antecedentes suficientes que demuestren su idoneidad técnica o la solvencia jurídica suficiente para ocupar el cargo de Juez del Superior Tribunal de Justicia”.

“No cuenta con referencias sobresalientes en su formación académica, ni goza de antecedentes que aseguren su prestigio frente a la comunidad jurídica local y su trayectoria pública solo es reconocida por los cargos que ha ocupado debido a su vinculación con la gestión de turno y el partido gobernante”, manifiestan desde esta entidad defensora de los derechos humanos.

En ese sentido, también apuntan que se daría una “vulneración a los principios de independencia e imparcialidad judicial” ya que “el Superior Tribunal sólo puede estar integrado por personas que den garantías suficientes de su completa imparcialidad e independencia respecto de los demás poderes del Estado, así como mostrarse absolutamente impermeable a cualquier instrucción o directiva”.

Por otro lado, exponen que a lo largo de toda la gestión de Meyer como ministro de Seguridad, Andhes registró “una serie de patrones que aportan argumentos para afirmar que muchas de las políticas públicas y de las decisiones que encabezó son regresivas y cuestionables en materia de derechos humanos”.

Se enumeran así “serias vulneraciones del derecho a la protesta, incremento de casos de violencia institucional perpetrados por miembros de las fuerzas de Seguridad, una deficiente política penitenciaria desplegada durante la pandemia en las cárceles de Jujuy y la evidente falta de perspectiva de género y de aplicación efectiva de la Ley Micaela en las agencias de seguridad locales”.

“La designación del Dr Ekel Meyer en la alta magistratura provincial solo traerá consigo la disminución de calidad de las sentencias y el total desprestigio de la institución frente a la comunidad, algo sumamente preocupante en un contexto de altos índices de desconfianza que rodean al Poder Judicial de Jujuy”, concluyeron desde Andhes. (Télam)