Las defensas oficiales de Fernando Sabag Montiel y su novia Brenda Uliarte no pedirán por el momento la excarcelación de los detenidos por el intento de homicidio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, a la espera de que la jueza federal María Eugenia Capuchetti resuelva sus situaciones procesales.

Según precisaron a Télam fuentes del caso, "por el momento" la defensa oficial de Sabag Montiel a cargo de Juan Hermida no prevé pedir la excarcelación al igual que la de Uliarte, a cargo de Gustavo Kollman.

La jueza Capuchetti debe resolver sus situaciones procesales.

Tras las declaraciones indagatorias de ambos concretadas anoche en los tribunales de Comodoro Py, los investigadores seguían con la recepción de las pruebas obtenidas del análisis de filmaciones.

En esas imágenes se puede ver el carrito de venta de copos de nieve (algodón de azúcar) que manejaban los acusados con un grupo de amigos, cuando se encontraba en inmediaciones de la casa de la Vicepresidenta durante las jornadas de manifestaciones de apoyo a la exmandataria en el contexto del juicio que se le sigue por el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz.

Por otro lado, la Policía de Seguridad Aeroportuaria desbloqueó anoche el teléfono celular de la joven, quien se había negado a proporcionar la clave, y "trabajaba sobre el aparato" en sus dependencias durante esta jornada, informaron a Télam fuentes del caso.

"No tuvo nada que ver", dijo el acusado de gatillar un arma contra la Vicepresidenta anoche en relación a Uliarte, su novia, en el juzgado de Capuchetti y luego se negó a declarar por segunda vez.

Los cinco amigos que trabajan con los acusados en la venta de copos de nieve callejera ya prestaron declaración como testigos y aportaron sus teléfonos celulares, que son peritados por orden judicial.

¿Un plan solitario?

En sus declaraciones bajo juramento de verdad aseguraron que no estuvieron al tanto del plan de Sabag Montiel y que luego de los hechos la novia se juntó con ellos.

Además, aseguraron que Uliarte también les dijo que no había visto a Sabag Montiel en los días previos al ataque, algo que las imágenes peritadas demuestran que es mentira.

Tanto la jueza como el fiscal del caso Carlos Rívolo manejan la hipótesis de la "premeditación" en el ataque de la noche del jueves último cuando Sabag Montiel gatilló un arma contra la Vicepresidenta.

Uliarte, de 23 años, respondió en su indagatoria las preguntas de su defensor oficial Kollman, orientadas a sostener su inocencia y desconocimiento de lo que iba a realizar su novio y no quiso contestar interrogantes de la jueza ni del fiscal.

Antes de iniciado el acto de indagatoria, a Uliarte se le exhibió toda la prueba, incluida el arma que empuñó Fernando Sabag Montiel el día que cometió el atentado contra la Vicepresidenta.

Uliarte indicó que lo que le mostraron no era de ella, y sólo concurrió al barrio de Recoleta esa noche para acompañar a su novio, con quien salía hace un tiempo.

Además, aseguró no tener conocimiento de que Sabag Montiel fuera capaz de hacer lo que hizo.

También habría afirmado que lo que pasó le parece "aberrante" y que si hubiera sabido que su pareja iba a hacerlo, no se hubiera quedado en ese lugar, más allá de que ella tenga diferencias con el partido político al cual pertenece la vicepresidenta Fernández de Kirchner, explicaron las fuentes.

La magistrada levantó el secreto de sumario que le había impuesto al expediente el domingo pasado, horas antes de la detención de Uliarte, concretada en la estación Palermo del ferrocarril San Martín.

Las fotos

La Justicia Federal incorporó al expediente una serie de fotos que lograron extraer de la tarjeta de memoria del teléfono celular de Sabag Montiel, lo que para los investigadores acredita cierto nivel de planificación del ataque ocurrido el jueves de la semana pasada.

Fuentes de la investigación aseguraron a Télam que se trata de fotos en las que se lo ve al ciudadano brasileño y a su novia Brenda Uliarte con una pistola Bersa como la que fue utilizada en el fallido atentado y con las municiones secuestradas en el marco de la investigación en curso.

Entre las fotografías hay una del arma presuntamente utilizada por el agresor con seis balas sueltas y dos cajas de 50 municiones cada una, que serían las secuestradas durante uno de los allanamientos.

El hecho de que las balas sueltas sean seis sería un indicio que una de ellas fue utilizada para probar el arma, dado que cuando la policía la secuestró en el lugar del hecho tenía cinco proyectiles en el cargador, mientras que una pericia realizada sobre el revólver días después arrojó que tenía restos de pólvora, lo que demostraba que había sido utilizada en el corto plazo.

Según lo que lograron establecer los peritos en tecnología, las fotos fueron tomadas varios meses antes de concretarse el intento de asesinato y forman parte de la prueba que se le exhibió anoche a los imputados en sus respectivas declaraciones indagatorias.

Las fotografías quedaron grabadas en el SIM y la tarjeta de memoria del teléfono celular Samsung A50 del hombre detenido y pudieron ser recuperadas por los investigadores, más allá de que el aparato se reseteó cuando intentaron extraer la información en el marco de los primeros peritajes que se le realizaron al teléfono en la causa.

"No es un loco suelto, no son solo él y su novia, pertenecen a un grupo de 'heaters' que se sienten representados por algunas ideas políticas, aunque no está acreditado que tengan respaldo de ningún espacio", señaló una fuente de la pesquisa.

“Vive en una nube”

Eduardo, tío de Brenda Uliarte, contó que después de haber sido arrestada en el marco de la investigación por el ataque a Cristina Kirchner, solo pudo hablar por teléfono con su padre.

"Ella vive como en una nube, siempre fue así, se retrotrajo con todas las cosas que le pasaron en la vida porque fue ultrajada desde niña y hace dos meses perdió al hijo que tenía días de vida", sostuvo en diálogo con Ari Paluch por la AM550.

Asimismo, explicó que la joven fue abusada de chica por una pareja de su madre, que es por eso que hace más de 12 años pidió que la custodia sea de su padre y que desde ese momento no se habla con su mamá.

Sobre la relación entre la joven y Fernando Sabag, quien está detenido tras ser acusado de intentar dispararle a la vicepresidenta, Eduardo señaló: "Lo vi dos o tres veces en la puerta del negocio de mi hermano y me pareció un personaje muy extraño".

Ante la consulta sobre cómo vieron a Brenda tras su detención y el cambio de look en comparación con las últimas publicaciones en su cuenta de Instagram, su tío explicó que se enteraron por los medios de su nueva apariencia.

Hace tan solo algunas horas el papá de Brenda había manifestado que era "ultrakirchnerista" y que sin dudas fue "influenciada" para cometer este hecho: "Ella es una chica sana, no está educada así y cuando la jueza le tome indagatoria se va a dar cuenta que no tiene nada que ver, que estaba manipulada".

(Télam/NA)