Una fiscal penal salteña requirió la elevación a juicio de la causa contra el exintendente de la localidad de Campo Quijano, Manuel Cornejo, acusado de incumplimiento de los deberes de funcionario público y peculado, con un perjuicio de $84 millones para ese Municipio.

Fuentes del Ministerio Público de Salta informaron hoy que la fiscal penal Verónica Simesen de Bielke requirió ante el Juzgado de Garantías 6, la elevación a juicio contra el exintendente de la localidad de Campo Quijano, situada a 30 kilómetros al oeste de la capital salteña.

Cornejo, de 50 años, está acusado de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y peculado en cuatro hechos, en concurso real y en carácter de autor.

En la misma causa fue imputada la exsecretaria de Hacienda de ese municipio, Carmen Rosa Méndez, por los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionaria pública y peculado, en concurso real y en calidad de autora.

Del requerimiento surgió que Cornejo "omitió dar cumplimiento a los deberes propios de sus funciones al desplegar conductas contrarias a las leyes y ordenanzas y determinar la disposición de fondos apartada de los principios contables, bajo los cuales se rige el gasto público".

Un informe de la Auditoria General de la Provincia dio cuenta de la inexistencia de la documentación respaldatoria de los gastos efectuados, del incumplimiento de la normativa financiera y la transparencia de la gestión pública en el manejo de fondos.

Ese análisis consigna además de la falta de registración contable sobre el destino real de los fondos asignados durante su gestión y la falta de control para determinar la legitimidad del gasto.

De la documentación aportada por el denunciante y actual intendente, Carlos Folloni, surgió la falta de registros contables de fondos municipales de los períodos 2017-2019.

La fiscal tuvo por acreditada la participación el exjefe comunal en el delito de peculado, en cuatro hechos, de los cuales el primero ocurrió el 30 de agosto de 2018, cuando el imputado adquirió -en beneficio personal- una camioneta marca Chevrolet S10 abonada con fondos municipales, a través del libramiento de dos cheques girados sobre la cuenta de titularidad del municipio, por la suma de $750.000.

El vehículo fue inscripto a nombre de Gonzalo Fernando Cornejo, según consta en el formulario 08 secuestrado.

Un segundo hecho da cuenta que el imputado, a pocos días de finalizar su mandato, sustrajo maquinaria pesada y otros bienes muebles, que fueron llevados a una finca donde se los ocultó.

El tercer hecho surgió de las declaraciones testimoniales y de documentación hallada en el municipio, que prueban la sustracción de fondos comunales para ser entregados en forma discrecional, a razón de $500, a las personas que lo solicitaban como ayuda social, sin verificar la existencia real de dicha necesidad.

Por último, se tuvo por acreditado un cuarto hecho, mediante constancias del Banco Macro, que el imputado extrajo a través de diversas personas, fondos municipales sin haberse podido determinar el destino asignado y que llevó a cabo la misma maniobra respecto de los fondos depositados en el Banco Patagonia.

Sobre estos últimos, se giraron cheques con extracciones de sumas de dinero del municipio y se constituyeron plazos fijos, con los consecuentes beneficios financieros.

Luego, se extrajeron los fondos públicos que no ingresaron al municipio sin haberse podido determinar tampoco su destino real, dada la inexistencia de un circuito administrativo y respaldo documental, lo que generó un grave perjuicio al erario municipal, del orden de los $84 millones. (Télam)