El presidente Alberto Fernández resolvió pasar el 25 de mayo en la Antártida, en lo que será un viaje riesgoso, tras la sugerencia del ministro de Defensa, Jorge Taiana. En cuanto al mismo, lo único que puede cancelarlo es una desmejora en las condiciones meteorológicas de la zona que, al momento, parecen favorables a los deseos del mandatario.

Según el pronóstico meteorológico actual, en la base Esperanza se registran -4 grados, con un clima mayormente soleado, y se esperan nevadas leves para el martes.

En Casa Rosada aseguran que el viaje se hace, pero aclaran que se trata de un tema de "hora a hora".

De mantenerse el informe climático, el jefe de Estado haría un primer traslado junto a la delegación presidencial a Ushuaia durante la tarde noche del martes para viajar hasta la base Marambio en el avión militar Hércules C-130 y pasar el miércoles en una escuela de la base.

Esperanza, junto a docentes de Tierra del Fuego. A esta altura, la presencia del mandatario en el histórico Tedeum celebrado por el cardenal Mario Poli en la Catedral Metropolitana parece descartada.

base carlini antartida

Esta situación puede tensar el vínculo con la Iglesia, enfriado después de que el papa Francisco cancelara la visita del canciller Santiago Cafiero el pasado 21 de abril alegando dolencias en su rodilla derecha.

Durante los últimos días, el Sumo Pontífice recibió a distintas personalidades y funcionarios, entre ellos el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, y el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray. En tanto, el arzobispo de Buenos Aires a cargo del canto religioso está en la mira del Vaticano por problemas en el funcionamiento de dos órganos internos de control en el manejo administrativo de la diócesis.

Esta situación llevó a Poli a redactar semanas atrás una carta con motivo de "desagraviar a miembros del presbiterio y del episcopado de Buenos Aires cuya buena fama ha sido puesta bajo sospecha a raíz de recientes publicaciones periodísticas en medios nacionales". SR/KDV NA